La Alcarria Obrera fue la cabecera más antigua de la prensa sindical en la provincia de Guadalajara en el siglo XX. Heredera del decimonónico Boletín de la Asociación Cooperativa de Obreros, comenzó a publicarse en 1906 y lo hizo ininterrumpidamente hasta que, en el año 1911, dejó paso a Juventud Obrera.

El odio de la burguesía y el terror al que fueron sometidas las clases populares provocaron su total destrucción: hoy no queda ni un sólo ejemplar de ese periódico obrero.

En 2007 recuperamos La Alcarria Obrera para difundir textos fundamentales y originales de la historia del proletariado militante, con especial dedicación al de Guadalajara, para que sirvan de recuerdo histórico y reflexión teórica sobre las bases ideológicas y las primeras luchas de los trabajadores en pos de su emancipación social.

21 de septiembre de 2011

Congreso del Movimiento de Renovación Pedagógica

Panfleto del Sto. de Enseñanza de Barcelona de CNT, enero de 1982 (Archivo La Alcarria Obrera)

En diciembre de 1983, cuando el primer gobierno del PSOE celebraba su primer cumpleaños, se celebró en Barcelona el Primer Congreso del Movimiento de Renovación Pedagógica, un conglomerado de teorías e iniciativas plurales que se había forjado en los últimos años del Franquismo en abierta oposición a la escuela nacionalcatólica de la dictadura. Con especial fuerza en Cataluña, el MRP recogía la vigorosa herencia de la práctica pedagógica de la Segunda República vivificada por las más modernas teorías. El PSOE, como denunciaba la CNT, se aprovechó de todo este bagaje educativo para cubrir su línea política, claramente tibia e insuficiente, con el lenguaje y el prestigio de las luchas pedagógicas del tardofranquismo. La CNT aprovechaba el Congreso para resumir y sistematizar sus propuestas, hoy más lejanas que nunca.

COMUNICADO DEL SINDICATO DE ENSEÑANZA DE LA CNT AL PRIMER CONGRESO DE LOS MOVIMIENTOS DE RENOVACIÓN PEDAGÓGICA
(Barcelona, 9-12-1983)
1.- Nuestra posición ante el Congreso de Movimientos de Renovación Pedagógica
En nuestra opinión, si del congreso ha de salir el reconocimiento oficial por parte del MEC de los MRP, en principio no nos parece ni bien ni mal. Pero nos preguntamos: ¿cuál es el objetivo de tanta prisa ministerial? ¿Cuáles son los planteamientos, objetivos y alternativa de fondo? ¿Esto es el comienzo de qué?... De la renovación en la formación permanente del profesorado, o es por el contrario la anulación de los MRP y de su modelo pedagógico ideológico, en donde se recuperarán solamente los elementos aislados como son los métodos y técnicas, vaciándolos de contenido en una clara perspectiva parcial de lo que debería ser la auténtica transformación en la escuela.
El tiempo lo dirá, pero vaya nuestra desconfianza por delante.
2.- ¿Qué son para nosotros los MRP?
En primer lugar valoramos la labor de suplencia de los colectivos pedagógicos en la formación del profesorado frente a la inoperancia de los organismos oficiales (Inspección, ICES, etc.).
En segundo lugar, y en cuanto a sus postulados teóricos, siempre nos han parecido válidos porque:
-Han propiciado debates en cuanto a los modelos pedagógicos, sin olvidar los objetivos ideológicos.
-Por avanzar en la labor de investigación de la calidad de la enseñanza, denunciando los aspectos represivos de la pedagogía autoritaria como son los exámenes, el elitismo, los roles sexuales en la escuela, etc.
-Por su funcionamiento interno, en principio pluralista y asambleario, y porque no han propiciado nunca un modelo único y acabado, sino dependiente siempre del medio en que éste se implante.
Y en tercer lugar, una vez hecho un análisis muy somero de por qué nuestro sindicato apoya a los MRP, y pensando que todavía tienen mucho que aportar en el terreno de la calidad de enseñanza, queremos pasar ahora a definir nuestra postura frente a una de sus realizaciones más concretas: las Escuelas de Verano.
En un principio fueron válidas, pero hoy dejan mucho que desear:
-por su “pedagogismo”
-por su “tecnicismo ilustrado”
-por su tendencia al “cursillismo”
Todo lo cual trajo consigo la desmovilización y el antisindicalismo de los elementos más activos de los enseñantes, desde el momento en que se empezó a ignorar los planteamientos ideológicos, los aspectos legislativos y de política educacional que toda enseñanza de calidad implica, pues para nosotros la realidad que hay que transformar, y que la mayoría de las escuelas de verano ignoran, es también la jerarquización, la imposición de programas, el número de alumnos por aula, la selectividad permanente, el ideario de centros, etc.
¿Cómo pueden unas técnicas y una metodología aplicarse cuando la práctica legislativa cotidiana lo impide?
¿Por qué hay escuelas de verano con 3.000 ó 4.000 participantes y, sin embargo, la desmovilización es casi total cuando la jerarquización se impone y se acepta como algo justo y necesario (decreto de órganos unipersonales)?
¿O cuándo las normativas recientes mantienen el número de alumnos en 40 (decreto de plantillas), la no confirmación de los equipos pedagógicos ni las direcciones colegiadas (LODE), la no autonomía de los centros para disponer de su forma de organización…?
3.- Alternativa libertaria
Objetivos de la educación:
Adquirir la libertad individual plena y la autorrealización personal y colectiva hacia una sociedad de bienestar para todos, en la que el poder, la riqueza y la cultura no sean propiedad de una minoría, sino compartidos por el conjunto de los ciudadanos, porque sólo individuos plenamente desarrollados están en condiciones de asumir responsabilidades de decisión en todos los sectores de la vida.
Defendemos una autonomía organizativa y pedagógica, es decir, autogestión entre el centro y los colectivos existentes en la comunidad local, costeada por la comunidad y controlada por todos los colectivos que la integran.
Sería una educación integral, en el sentido de que desarrolla las potencialidades del individuo (instintos, sentimientos, pensamiento, etc.) y abierta e inserta en el medio, es decir, partiendo de las necesidades e intereses reales y de acuerdo con sus recursos naturales y ecológicos, para revertir de nuevo en él en todos sus aspectos: económico, de gestión, ecológico, urbanístico, técnico, científico, cultural…
Con un análisis activo, participativo, en grupos de trabajo reducidos, con un sistema de relación antiautoritario, no directivo, con un coordinador elegido por el grupo en función de su competencia y no de su titulación.
Todo esto supone la desaparición de niveles, cursos, exámenes, horarios forzados y estrictos.
4.- Aplicación de la pedagogía libertaria aquí y ahora
1º. Crítica constante a los sistemas de selección (exámenes, cursos, títulos, etc.), que son la base y justificación de la división del trabajo y de la desigualdad social.
2º. Apoyar todo lo que suponga un avance real hacia la autogestión: reducir las competencias de la administración, fomentando la participación de todos los miembros de la comunidad educativa a través de asambleas y órganos de coordinación.
3º. Desarrollo integral y formación inserta y abierta al medio.
4º. Aplicación de métodos activos, participativos y antiautoritarios frente a la transmisión de contenidos y su interiorización acrítica.
5º. Potenciación y desarrollo de equipos pedagógicos interdisciplinares y agrupados por afinidades.
6º. Formación permanente de todos los implicados en el proceso de aprendizaje.
7º. El proceso de formación será financiado con fondo público, gestionado y controlado por todos los colectivos de la comunidad local implicados en el mismo. El papel de la administración se reduciría, por lo tanto, a suministrar la infraestructura adecuada (económica, legal, etc.).
5.- Valoración del Primer Congreso de MRP
El Sindicato de Enseñanza de CNT-AIT, ante el I Congreso de MRP, celebrado en Barcelona del 5 al 10 de diciembre del año en curso, manifiesta que, aunque nuestra actitud era en principio de expectativa, lo considerábamos positivo por lo que supone de intercambio entre el colectivo de enseñantes. Sin embargo, el posterior desarrollo del Congreso, su estructura organizativa y la planificación general del mismo, ha demostrado que lo que se pretendía era un aprovechamiento por parte del MEC de todas las aportaciones y experiencias educativas más progresistas que han venido realizándose años atrás para reconducirlas a favor de la política educativa ministerial.
Por otra parte, nos ha resultado chocante que en este Congreso de Renovación Pedagógica se haya utilizado indiscriminadamente por unos y por otros la terminología libertaria (gestión colectiva, autonomía organizativa, educación antiautoritaria, educación activa, etc.) pero vaciándola contenido en cuanto que se utilizan las palabras fuera de su contexto original, perdiendo así su significado de transformación social. Porque, ¿cómo pueden aplicarse técnicas y metodologías renovadoras si hay una barrera legislativa que lo impide (40 alumnos por aula, órganos unipersonales, Consejo Escolar de Estado…)?
Por último, hacemos un llamamiento a todos aquellos colectivos que se han pronunciado por la autonomía organizativa y pedagógica, por los métodos activos y antiautoritarios y que entienden la educación como agente de transformación social, para aunar esfuerzos a fin de hacer efectiva la aplicación del aprendizaje libertario.
Confederación Nacional del Trabajo
Federación Local de Madrid
Sindicato de Enseñanza
Calle Magdalena 29