La Alcarria Obrera fue la cabecera más antigua de la prensa sindical en la provincia de Guadalajara en el siglo XX. Heredera del decimonónico Boletín de la Asociación Cooperativa de Obreros, comenzó a publicarse en 1906 y lo hizo ininterrumpidamente hasta que, en el año 1911, dejó paso a Juventud Obrera.

El odio de la burguesía y el terror al que fueron sometidas las clases populares provocaron su total destrucción: hoy no queda ni un sólo ejemplar de ese periódico obrero.

En 2007 recuperamos La Alcarria Obrera para difundir textos fundamentales y originales de la historia del proletariado militante, con especial dedicación al de Guadalajara, para que sirvan de recuerdo histórico y reflexión teórica sobre las bases ideológicas y las primeras luchas de los trabajadores en pos de su emancipación social.

21 de noviembre de 2013

Motín carlista en Millana

Las tres guerras carlistas que sacudieron al país durante el siglo XIX no agotaron la actividad insurreccional del carlismo, que repetidamente mostraba su pulsión hacia la rebelión armada, un peligro siempre latente, el de “echarse al monte”, que le permitía influir en la política española con más peso que el que le concedía su exigua minoría parlamentaria, que en la España caciquil tampoco era un reflejo del apoyo real de los distintos partidos políticos. Esta agitación no se circunscribía, como generalmente se cree, a las áreas que se suponen de tradición carlista, y por eso reproducimos las noticias que el abogado y periodista Tomás Bravo y Lecea envió desde la ciudad de Guadalajara al diario El Liberal, del que era corresponsal, poniendo de manifiesto el motín del pueblo de Millana en 1897, treinta años después del final de la Tercera Guerra Carlista, a raíz de la celebración del día de los “Mártires de la Tradición”.

Una de las provincias donde más se nota la agitación carlista que domina en los actuales momentos en toda la Península, es quizá Guadalajara, pues de antiguo tiene fama de prestar un gran contingente á esta clase de ideas políticas. En los partidos judiciales de Brihuega, Cifuentes, Molina y principalmente en el de Sacedón, de poco tiempo á esta parte se agitan los elementos tradicionalistas más de lo que debieran, y á pesar de que el gobernador asegura estar prevenido, no sería de extrañar que algún día nos sorprendiera la desagradable noticia de haberse echado al campo cuatro fanáticos, más que pensando en una finalidad positiva con respecto á sus ideas, impacientes de mostrar ese desasosiego que se siente en los elementos de acción partidarios del pretendiente y deseosos de publicar el malestar y la crisis gravísima que reina en esta región eminentemente agrícola.
A lo del pueblo de Auñón, cuyo alcalde ha sido destituido y de cuyo suceso tienen ya noticia los lectores de El Liberal, hay que añadir hoy otro chispazo, que afortunadamente no ha tenido importancia, pero que en los momentos actuales hay que concedérsela, por las circunstancias difíciles que atravesamos.
En todo el día de ayer corrieron en esta población y con visos de relativa certeza, rumores alarmantes, de los que no me hice eco telegrafiando á El Liberal, deseoso de que mi información, no basada en vagas suposiciones, fuera tan amplia y veraz como tienen derecho á exigirla los lectores de ese importante diario.
Se aseguraba que se había levantado una partida carlista en un pueblo rayano con la provincia de Cuenca; se decía que por la mañana había salido para Sacedón el oficial segundo de este gobierno, y por último, se añadía que el gobernador y el comandante de la guardia civil, habían pasado gran parte de la tarde comunicando por telégrafo con las autoridades de aquel partido judicial. Lo cierto de lo sucedido es lo siguiente: En el pueblo de Millana, del partido de Sacedón, la noche del 10 al 11, varios vecinos, después de repetidas libaciones en unas bodegas llamadas “Las cuevas”, borrachos ya, salieron de una de ellas dando vivas á Carlos VII; otro grupo de vecinos contestó a aquellos gritos con vivas a la libertad y sin que afortunadamente se vinieran á las manos los dos bandos, es lo cierto que se oyeron varios disparos de revólver, que se asegura partieron del grupo de loa liberales.
Inmediatamente se dispersaron los alborotadores, sin que después de los hechos referidos ocurriese novedad.
La guardia civil, que tiene órdenes terminantes del gobernador, se ha concentrado en dicho pueblo, y el teniente Sr. Agudo se encuentra también allí abriendo una información, con el objeto de esclarecer los hechos y castigar á los culpables.
Por aquí corre el rumor, que me niegan en los centros oficiales, de que un agente carlista, procedente de Valencia, ha recorrido varios pueblos predicando la guerra santa á las huestes tradicionalistas.
Los jefes del carlismo en esta provincia, atentos á las órdenes del pretendiente y sus delegados en Madrid, censuran y anatematizan duramente estas algaradas.
En el momento que escribo las presentes líneas no ocurre novedad; de todos modos, si algo sucediera, telegrafiaré.
Tomás Bravo y Lecea, 13 Marzo 1897.

(Recibido por telégrafo) Las noticias que anteriormente he remitido sobre el movimiento carlista en esta provincia, son de origen oficial.
Con posterioridad, y por referencia del corresponsal del periódico de esta capital, La Crónica, he sabido que los sucesos desarrollados en el pueblo de Millana han tenido bastante más importancia que la que en un principio se les atribuía.
El miércoles de esta semana, después de celebrarse en el campo la fiesta que los carlistas llaman de los mártires, algunos de los exaltados dieron vivas á Carlos VII y mueras á los ladrones que ampara la autoridad.
Intervinieron, procurando dominar el tumulto, el alcalde y el juez del pueblo de Millana.
Estos prendieron á varios de los alborotadores, que fueron conducidos a la cárcel.
Ya en su encierro, continuaron dando calurosos vivas al pretendiente.
Entonces tomaron parte en el tumulto otros muchos vecinos.
Estos se identificaron con los presos, protestaron ruidosamente de que se les hubiera encarcelado, y lograron, acaso, por su actitud amenazadora, la libertad de aquéllos.
Parece que el alcalde cedió ante las amenazas de la multitud, por considerarse impotente para reprimir el alboroto.
Esta versión, que me comunica persona tan autorizada como el citado corresponsal, me merece entero crédito.
En esta población reina tranquilidad.
Tomás Bravo y Lecea.

(Recibido por correo)
La versión que por correo hemos recibido está en un todo conforme con la que nos transmite nuestro corresponsal en Guadalajara.
Millana, 11.
En este pueblo se ha promovido ayer una sublevación.
Los revoltosos gritaban: ¡Viva Carlos VII! ¡Mueran los ladrones protegidos por la autoridad!
Se disparó también algún que otro tiro, y aunque no se sabe que haya ningún herido, existe una perturbación, una alarma extraordinaria, ante el temor de que puedan reproducirse las algaradas absolutistas y no se adopten las medidas conducentes a evitarlas y reprimirlas.
Porque ocurrió que fueron presos tres de los alborotadores, los cuales continuaron en la cárcel dando vivas y mueras como si tal cosa, y poco después fueron puestos en libertad por el alcalde, no sabemos si porque le son simpáticas las ideas que proclamaban los sediciosos, ó porque un buen golpe de carlistas le pedían la libertad de los presos, y amenazaban, además, si no eran complacidos, con derribar á hachazos la puerta del local en donde estaban custodiados.
De todos modos, apareció manifiesta la impotencia de la autoridad local para dominar el conflicto, y resultan justificados los rumores de los vecinos pacíficos, con tanto mayor motivo, cuando que ni se comunicó lo ocurrido oficialmente á la comandancia de la guardia civil más inmediata, ni se tiene noticia de que se instruyan por al juzgado las oportunas diligencias para la averiguación de los hechos y sus mentores.
Tomás Bravo y Lecea.