La Alcarria Obrera fue la cabecera más antigua de la prensa sindical en la provincia de Guadalajara en el siglo XX. Heredera del decimonónico Boletín de la Asociación Cooperativa de Obreros, comenzó a publicarse en 1906 y lo hizo ininterrumpidamente hasta que, en el año 1911, dejó paso a Juventud Obrera.

El odio de la burguesía y el terror al que fueron sometidas las clases populares provocaron su total destrucción: hoy no queda ni un sólo ejemplar de ese periódico obrero.

En 2007 recuperamos La Alcarria Obrera para difundir textos fundamentales y originales de la historia del proletariado militante, con especial dedicación al de Guadalajara, para que sirvan de recuerdo histórico y reflexión teórica sobre las bases ideológicas y las primeras luchas de los trabajadores en pos de su emancipación social.

3 de agosto de 2008

La acción sindical del PCE de Guadalajara

Dolores Ibárruri, 1936 (Archivo La Alcarria Obrera)

Todos los intentos de los comunistas españoles para formar una central sindical propia, que actuase como correa de transmisión del partido, fracasaron estrepitosamente; su efímera Confederación General del Trabajo Unitaria (CGTU) tuvo que integrarse en la UGT para ocultar su descalabro. También los pioneros intentos de integrar a la anarcosindicalista CNT en la órbita sindical soviética, dirigidos por Andreu Nin que vio generosamente recompensada su actuación en esta fallida operación, se vieron frustrados en 1920 por el obrerismo libertario. Lejos del desánimo, estos fracasos convencieron a los comunistas que el frente sindical era su talón de Aquiles, y optaron por la infiltración lenta y paciente, pero planificada y consciente, en las centrales obreras, UGT y CNT, con el objetivo de copar sus direcciones y ponerlas a las órdenes de su partido. Es muy significativa la circular que la Secretaria Sindical del PCE de Guadalajara remitió a todas sus células en plena Guerra Civil.

El Comité Provincial de Guadalajara a todas las Células y Radios.
Estimados Camaradas:
Esta Secretaría [Sindical] cree que sin olvidar como deber preferente los asuntos de la guerra, también podemos dedicarnos a las cuestiones sindicales.
Por esto es necesario que inmediatamente forméis las Fracciones Sindicales, cuyo funcionamiento debe ser como sigue:
Tan pronto como recibáis esta Circular, reuniréis la Célula o el Radio, en cuya reunión encargaréis a un grupo de camaradas (con preferencia los más enterados en cuestiones sindicales), los cuales tendrán la obligación de intervenir en los debates que en las asambleas de los Sindicatos tuvieran lugar.
Estas Fracciones procurarán tener siempre miembros en la Directiva del Sindicato, quienes informarán al Radio o Células de todos cuantos acuerdos se tomen en las Juntas Directivas.
Siempre que el Sindicato tenga que renovar la Junta Directiva o nombrar algún cargo de responsabilidad como Delegado para asistir a los Congresos o Federaciones, se reunirá la Fracción Sindical y estudiará una candidatura, la cual propagará y defenderá en las asambleas para que salga triunfante; en una palabra, ha de forzarse porque la Directiva del Sindicato esté en manos de los componentes de los Radios o Células.
De la actuación de nuestros militantes en el Sindicato, es decir, de su trabajo y organización será responsable el Secretario Sindical de cada Radio o Célula.
Todas cuantas dudas os surjan para la distribución del trabajo en las Fracciones Sindicales las consultaréis con esta Secretaría, bien por correspondencia o mandando Comisiones, con la seguridad de que os hemos de atender y orientar como es nuestro deber.
Esperamos que en vuestra pronta contestación nos comuniquéis los trabajos realizados.
Saludos Revolucionarios.