La Alcarria Obrera fue la cabecera más antigua de la prensa sindical en la provincia de Guadalajara en el siglo XX. Heredera del decimonónico Boletín de la Asociación Cooperativa de Obreros, comenzó a publicarse en 1906 y lo hizo ininterrumpidamente hasta que, en el año 1911, dejó paso a Juventud Obrera.

El odio de la burguesía y el terror al que fueron sometidas las clases populares provocaron su total destrucción: hoy no queda ni un sólo ejemplar de ese periódico obrero.

En 2007 recuperamos La Alcarria Obrera para difundir textos fundamentales y originales de la historia del proletariado militante, con especial dedicación al de Guadalajara, para que sirvan de recuerdo histórico y reflexión teórica sobre las bases ideológicas y las primeras luchas de los trabajadores en pos de su emancipación social.

3 de febrero de 2009

La CNT sale a luz en enero de 1976

Portada del periódico CNT, Madrid, marzo de 1977 (Archivo La Alcarria Obrera)

Derrotada por sus enemigos y traicionada por sus aliados en la Guerra Civil, duramente perseguida y tozudamente dividida durante el largo franquismo, empujada por unos y por otros al rincón de la Historia, la CNT comenzó a reconstruir sus estructuras orgánicas en los últimos años de la dictadura y se convirtió en una referencia insustituible para un número creciente de trabajadores, jornaleros y estudiantes. En el mes de enero de 1976 se celebró un primer Pleno Nacional de Regionales al que asistieron delegados de distintas Regionales y Federaciones Locales, que significó la salida a la luz pública de la CNT después de cuarenta años de clandestinidad y una prueba de su capacidad de reconstrucción. Como se podía leer en una pintada en las calles de Zaragoza, "¡Ánimo abuelos, que ya volvemos!"... y con fuerza. Esta es la declaración final de ese Pleno Nacional de Regionales.

La CNT a la clase trabajadora de España
Tras la muerte de Franco, el capitalismo español ha entrado en una fase en la que sus contradicciones se han agudizado. Por una parte, la burguesía inmovilista (terratenientes, monopolistas, aristócratas y los “puros del régimen”) no ve la necesidad de una evolución. La otra parte, lo que podríamos llamar burguesía progresista (fundamentalmente ligada al capitalismo internacional) ha comprendido que para su supervivencia como clase y no verse mañana desplazada del poder, es necesario iniciar una “reforma” (hasta ahora solo de palabra) con el objeto de llegar a la implantación de una “democracia burguesa”, al estilo de las existentes en los llamados países occidentales.
Nosotros creemos que con este cambio sólo tratan de explotar a la clase trabajadora de una forma mucho más disimulada, para que ésta siga hundida en la miseria humana, económica y cultural. Ante esta falsa democracia, la CNT como organización de base obrera y convencida de que el Sindicalismo Revolucionario o Anarcosindicalismo es el único medio para llegar a la supresión de las clases y a la destrucción del sistema capitalista (tanto privado como estatal), quiere hacer oír su voz para manifestar:
-Que sólo la implantación del Comunismo Libertario puede acabar con la sociedad de clases, el sistema de explotación y la opresión que la origina.
-Que la Acción Directa y Anti-parlamentaria es el único método de lucha de la clase trabajadora para conseguir su emancipación.
-Que una articulación a través de las Federaciones de Sindicatos Únicos de rama es la garantía de la futura democracia obrera y de la gestión de la sociedad a través de la colectividad reunida en Asamblea.
Basados en los puntos anteriormente expuestos y convencidos los trabajadores que debemos luchar en Sindicatos Libres e independientes de los partidos, como único medio de alcanzar la verdadera Revolución Social, proponemos:
-La Solidaridad y respeto absoluto del hombre:
-La participación directa en la actuación y en la lucha;
-Rechazo del liderismo y de la burocracia en los Sindicatos;
-Independencia económica de los Sindicatos respecto de cualquier partido o Estado;
-Derecho a la objeción de conciencia;
-Abolición de la pena de muerte y métodos represivos;
-Eliminación del paro obrero y nivelación de sueldos con respecto al nivel de vida;
-Abolición de la duplicidad de empleos fijos y eventuales, así como del trabajo a destajo, primas y horas extras;
-Una educación racional e integral sin discriminación alguna.
La Confederación Nacional del Trabajo (CNT) considera que la presión revolucionaria de las conquistas reivindicativas de la Clase Obrera en rebeldía contra los sistemas de explotación y opresión, debe manifestarse permanentemente con una dinámica de lucha creciente, cada vez más radical, apoyándose siempre en la clase trabajadora, promoviendo su concurso y Acción Directa.
Pleno Nacional de Regionales de la CNT.
España, enero 1976.