La Alcarria Obrera fue la cabecera más antigua de la prensa sindical en la provincia de Guadalajara en el siglo XX. Heredera del decimonónico Boletín de la Asociación Cooperativa de Obreros, comenzó a publicarse en 1906 y lo hizo ininterrumpidamente hasta que, en el año 1911, dejó paso a Juventud Obrera.

El odio de la burguesía y el terror al que fueron sometidas las clases populares provocaron su total destrucción: hoy no queda ni un sólo ejemplar de ese periódico obrero.

En 2007 recuperamos La Alcarria Obrera para difundir textos fundamentales y originales de la historia del proletariado militante, con especial dedicación al de Guadalajara, para que sirvan de recuerdo histórico y reflexión teórica sobre las bases ideológicas y las primeras luchas de los trabajadores en pos de su emancipación social.

28 de noviembre de 2011

Programa de la Unión de Lucha Marxista-Leninista

Pegatina de la ULM-L, ¿1985? (Archivo La Alcarria Obrera)

La descomposición de los grandes partidos maoístas del Estado español (el PTE y la ORT, principalmente) y la crisis provocada en esa línea de pensamiento comunista, bien por la evolución del campo comunista (PCE(ml)) o por la evolución interna de los destacamentos maoístas (MC, OCE(BR)), provocó la dispersión y radicalización de aquellos militantes que se mantuvieron fieles al maoísmo clásico. Entre las nuevas organizaciones que surgieron por entonces, destaca la Unión de Lucha Marxista-Leninista, un grupo demasiado teórico y excesivamente sectario de vida breve y muy poco conocido. Reproducimos el Programa Político que presentaron en octubre de 1982, con motivo de las elecciones legislativas de ese mismo mes y año en las que el PSOE obtuvo una amplia mayoría absoluta, nunca desde entonces superada, a costa de liquidar electoralmente al resto de opciones de la izquierda parlamentaria y extraparlamentaria.

La clase dominante ha convocado elecciones en una situación en que se amplía la crisis general de la dictadura democrático burguesa, de sus instituciones: partidos burgueses, parlamento, constitución, elecciones "libres", estatutos y "gobiernos" autonómicos, etc., en que ya las masas muestran su desconfianza, a veces su abierta hostilidad, hacia todo eso, que sólo hace unos años era generalmente aceptado y gozaba de amplias simpatías. Es muy significativa la crisis del PCE, instrumento principal para introducir en la clase obrera y el pueblo las simpatías hacia la democracia burguesa. En similar situación y por razones parecidas se encuentra la "izquierda revolucionaría". El PSOE, destinado por el gran capital a ganar el 28-O, lo va a lograr entre la indiferencia de amplios sectores que lo votan como "mal menor" sin hacerse ilusiones, Como partido, aunque aparentemente en auge, realmente es bastante débil, carece de respuesta a los principales problemas de nuestra época, no tiene organización en la base, es una burocracia por arriba, se ha desprestigiado mucho ya en las naciones oprimidas y, una vez en el gobierno, entrará en crisis con rapidez. Se inicia así una situación en que el gran capital empieza a carecer de instrumentos políticos para el control de las masas, lo cual favorece el auge de la revolución en el estado español y la aparición de fuerzas revolucionarias y marxistas-leninistas.
Esta crisis de los instrumentos políticos del capital en el estado español se sitúa en el marco general de la descomposición multilateral del sistema burgués, el occidental y el de capitalismo de estado en el este. El mundo se adentra en una época de crisis general del sistema capitalista, en lo económico, político, ideológico, artístico, etc. Es toda una civilización basada en la opresión y la explotación que se tambalea, exigiendo su transformación revolucionaria. Tras unas décadas de auge y estabilidad del sistema capitalista mundial, desde principios de los años 70, paso a paso, pero sin interrupción, el capitalismo se ha enredado en contradicciones insuperables, tal como Marx pronosticó ya en su época. Hasta hoy en décadas pasadas en los países imperialistas y capitalistas desarrollados, la revolución proletaria parecía una utopía imposible, desde hoy, la crisis general, la bancarrota política, ideológica y económica la hacen necesaria. Aunque este proceso apenas se ha iniciado y requiere aún un tiempo para madurar, pero, por ejemplo, la crisis de los partidos burgueses para obreros, como el PCE, es una prueba muy buena de cómo los tiempos están cambiando, de que entramos en una nueva época. Esto se hace aún más evidente en el estado español donde sus problemas particulares (militarismo, dependencia de USA, opresión nacional, problema agrario, etc.) hacen aún la situación más tensa y por tanto más preñada de esperanzas para los revolucionarios.
El PSOE va a ganar, por tanto, en un momento en que la forma actual de dictadura del capital, la democracia burguesa, inicia una crisis general. Hoy estamos en la fase de desconfianza y rechazo intuitivo de las masas hacia ella, en un futuro se pasará a su repudio total, enfrentamiento en la calle y extensión de la idea de que hay que derrocarla y conquistar la dictadura del proletariado. Precisamente ahora el capital pretende usar al partido de Felipe para matar en germen los primeros síntomas de un nuevo flujo de la lucha de masas.
Cinco años después de las primeras elecciones "libres" mucha gente modesta tiene, aunque sólo intuitivamente por ahora, un sentimiento vivo de que ha sido estafada, engañada y manipulada por el sistema democrático burgués y los partidos "obreros", PSOE y PCE, especialmente. Entre la juventud este estado de ánimo es dominante. Y las razones para ello son abrumadoras. Es la vida misma la que está mostrando la naturaleza hipócrita, opresora y mentirosa de la democracia burguesa y de los politiqueros mercenarios que la defienden. Se ha demostrado que en ella las masas no pueden resolver ninguno de sus problemas y que además en esta etapa de crisis general, todos se agravan. Por tanto, en ella no hay ni rastro de libertad ni democracia para el pueblo, mientras que los banqueros, multinacionales, generales, terratenientes, etc., imponen constantemente sus intereses. Luego hay libertad para el gran capital y para la gente modesta sólo hay opresión, explotación, marginación, hipocresía y mentiras odiosas: esto es exactamente la democracia burguesa, según el marxismo-leninismo.
Cuando el torbellino del militarismo y los preparativos de una guerra imperialista USA-URSS se desencadena, el sistema democrático burgués ha reforzado la vinculación de España al bloque imperialista Occidental, rearmando al ejército, ampliando la industria bélica, reforzando sus lazos con el imperialismo yanki, firmando nuevos tratados militares más vinculantes incluso, metiéndonos en la OTAN. Esto no es un problema del "gobierno de UCD" sino que es una política del estado burgués en su totalidad, de todos los partidos. Pero las masas no quieren militarismo y aquí han entrado en conflicto con el sistema democrático burgués.
Se prometió que la democracia burguesa iba a convertir a la policía en una institución al servicio del pueblo. Pero los hechos han mostrado que hoy sigue sirviendo a la burguesía, continúa con la represión del movimiento de masas, con las muertes, la tortura, la arbitrariedad, los apaleamientos salvajes de los que se resisten al capital y de los que se oponen a la opresión nacional. Se hicieron millones de promesas sobre las libertades, pero en la práctica hemos podido ver que sólo hay libertad de expresión para los ricos que monopolizan todos los canales de creación de la opinión pública y que la libertad de huelga, manifestación, reunión, etc., sólo puede ser ejercida cuando no perturba el orden burgués.
La democracia burguesa ha mantenido todo el sistema de dependencia política, económica, militar, cultural e ideológica hacia el imperialismo yanki. Los tratados militares que Franco firmó en 1953 por primera vez, han sido este año renovados por el sistema democrático burgués, con el apoyo de la derecha y la llamada izquierda. La deuda exterior se ha multiplicado por varios enteros en los últimos cinco años y la penetración de las multinacionales, pagos por asistencia técnica, compra forzosa de excedentes agrícolas yankis, etc., continúa creciendo. En este marco a nadie le puede extrañar que la miseria, mendicidad, hambre, chabolismo, prostitución, etc., crezcan con el aumento del paro, la inflación, los bajos salarios, la ruina de la pequeña burguesía (al ritmo de unos 50.000 al año) y la crisis de la agricultura. La democracia se instauró prometiendo trabajo para todos, prosperidad y bienestar: los hechos muestran la dimensión de esas mentiras.
A las naciones oprimidas por el estado español, Canarias, Cataluña, Euskadi y Galicia se las prometió el fin de su dominación española con la autonomía, que para los demagogos del PCE-PSUC eran nada menos que el derecho de Autodeterminación. Pero el paso del tiempo ha mostrado que su objetivo es "mantener la unidad indivisible de la nación española" por la fuerza, convirtiéndose en vehículo de la marginación y liquidación de las lenguas y culturas nacionales.
La democracia burguesa en su etapa inicial arrojó una tempestad de promesas sobre los campesinos. Eran los tiempos en que se hablaba sin parar de "reforma democrática de la agricultura", "ayuda al pequeño campesino", "industrialización de las zonas agrarias", "nueva ley de arrendamientos". "fin de la importación de excedentes" yanquis.
Ya han pasado cinco años ¿qué se ha hecho de toda esa pomposa charlatanería en la que el PCE y la "izquierda revolucionaria" se especializaron?, ¿dónde están las mejoras? Hoy como nunca la situación en el campo es tremenda y dramática.
En fin, todas las clases y sectores con problemas recibieron de los politiqueros demócratas-burgueses, y en particular del PCE, su cuota de promesas y mentiras, los jóvenes, las mujeres, los minusválidos, los intelectuales, la tercera edad, los gitanos, los parados… palabras, palabras. Y los hechos ahora muestran el abismo profundísimo que hay entre estos y la realidad.
El gran carnaval de la campaña electoral es una buena muestra de la nulidad, miseria y agotamiento político-ideológico del sistema democrático burgués en el estado español. Todos los partidos tratan a la gente como a un rebaño de ovejas, como a una gran multitud de tontos a los que hay que pastorear con frases vacías y consignas imbéciles (entre las que se lleva la palma la del PCE "para que nada se pare"). Con la fuerza que les da el dinero y el dominio del aparato estatal, los partidos burgueses y revisionistas están realizando una escandalosa ofensiva destinada a vender a la gente a los que los próximos años les engañarán y oprimirán en el parlamento. ¿Esto es la libertad y la democracia? Sí, libertad y democracia para la burguesía, opresión y dictadura para la clase obrera y el pueblo y muestra toda la verdad que contiene la frase de Lenin "toda democracia burguesa (es) una democracia para los ricos" (La revolución proletaria y el renegado Kautsky).
NO VOTAR
Puesto que en todo el estado español no hay ningún programa revolucionario al que dar el voto, nuestra organización propone no se entregue a opciones reformistas, o sea, NO VOTAR. Para la gente modesta son evidentes las razones para no votar a los partidos burgueses clásicos: AP, UCD, CDS, FN, etc. Tampoco vamos a detenemos en la crítica al nacionalismo burgués clásico PNV, CiU, EE, etc. Veamos por qué no hay que votar a la llamada izquierda.
El PSOE ha mostrado estos años pasados su naturaleza burguesa con el apoyo a la constitución de 1978, la monarquía, las autonomías, la dependencia de USA, el colonialismo en Ceuta y Melilla, la práctica habitual de la tortura, la represión por la policía burguesa de las movilizaciones de masas, etc. Con ello continúa la tradición de la matanza de Casas Viejas, de la traición de Casado, de la subordinación en los años 50 a la estrategia yanki de guerra fría, de la absoluta pasividad en la lucha antifranquista durante 40 años, del chovinismo españolista fanático (la LOAPA es la mejor prueba), etc., etc. Pero debemos estudiar serenamente su programa electoral.
Aparte algunas promesas electoralistas en las que nadie, ni ellos mismos, creen, como los 800.000 puestos de trabajo a crear (el ANE también prometió 350.000. Pero el paro ha crecido imperturbable al ritmo de mil por día) todo el programa del PSOE es, como ellos mismos dicen, una "racionalización" del aparato de estado, de las instituciones, del ejército y de la economía para adecuarlos a la nueva etapa de ahondamiento de la crisis y hacerlos más efectivos en el servicio a la clase dominante. No hay en él respuesta a un sólo problema importante de las masas. Su objetivo es, en frase de uno de sus líderes, "vertebrar por fin el estado democrático", o sea, fortalecer y consolidar la dictadura burguesa, mantener la opresión de Canarias, Cataluña, Euskadi y Galicia como naciones, preservar el poder de los terratenientes, la banca y las multinacionales en el campo, rearmar el ejército y ampliar la policía (repugna ver el militarismo que chorrea el programa), etc. El PSOE también ha prometido un referéndum sobre la OTAN, pero ¿lo hará? Aunque así sea y resulte negativo, eso no cambia la esencia de la dependencia y alianza militar con USA. Tierno Galván lo dice claramente, "los empresarios saben que (si gana el PSOE) no va a haber ninguna medida que esté orientada en contra de sus intereses" (D16, 13-9-82). Lleva razón el señor alcalde.
El PCE ofrece un programa no diferenciable en nada importante al del PSOE y basado como aquél en la consolidación y mejora de la dictadura democrático-burguesa, el reforzamiento del ejército y la policía burguesa, etc. Para demostrar que "está a la izquierda del PSOE" aumenta la fraseología electoralista hasta el millón de puestos de trabajo a crear, con el crecimiento en un 3-4 por 100 de la economía (esto es tan patético que no merece la pena contestarlo) y pide el derecho al aborto. Esto es todo, más el inevitable latiguillo de "socialismo en democracia y libertad".
La así mismo llamada "izquierda revolucionaria" vuelve a demostrar en esta campaña electoral su oportunismo de derechas y su crisis global. Su consigna clave es "la depuración del aparato estatal de los elementos fascistas", o sea, defienden un estado burgués levemente retocado y proponen se acepte la dictadura del capital con la condición de que se expulse a los más significativos elementos fascistas. Pero un estado así será una máquina de opresión de las masas, esencialmente idéntica al estado fascista.
La historia nos muestra la salvaje represión del movimiento obrero, campesino, de las
nacionalidades y popular, que hizo la II República burguesa, de 1931. El marxismo enseña a rechazar todas las formas de poder burgués y a educar a la gente en la idea fundamental de que el objetivo de la clase obrera no es reformar el estado burgués sino destruirlo por la fuerza y crear otro nuevo de la clase obrera y el pueblo. La consigna "depuración" manifiesta el utopismo pequeño-burgués de quienes sueñan con una dictadura del capital menos cruel, menos salvaje, que la actual. Pero hoy en una etapa de crisis general eso es imposible. Lo mismo podemos decir de su demanda de "ruptura democrática". Aún con ruptura democrática el estado burgués sigue siendo eso: estado burgués, Esto, además, ahora es imposible de lograr, es lo que llamamos el reformismo utópico. Pero en una etapa de maduración de las condiciones objetivas de la revolución, de lento despertar de los avanzados, esas consignas antimarxistas impiden la preparación de las masas para las futuras crisis revolucionarias y atan a éstas a la esperanza de nuevas reformas a lograr sin revolución. En la actual etapa toda esa chatarra utópica-revisionista tiene que ser firmemente criticada. Casi todos los grupos trotskistas apoyan directa o indirectamente al PSOE: así demuestran lo que es el trotskismo, antimarxismo y reformismo burgués.
La "izquierda revolucionaria" se enfrenta a las elecciones en una situación difícil (en algún caso desesperada). No comprenden que se está dando un cambio de época, que está dejando en bancarrota su reformismo utópico y fraseológico. Sólo con una crítica de todo ello desde el marxismo-leninismo es posible la superación de su crisis. En resumen, como todas las opciones proponen preservar de un modo u otro la dictadura burguesa y con ello impiden que los problemas básicos de la gente sean resueltos, pues lo dicho: NO VOTAR.
UN PROGRAMA REVOLUCIONARIO
Para los marxistas las elecciones, aún en el caso de participar en ellas, no tienen como objetivo lograr la mayoría en el parlamento burgués y formar gobierno, porque sabemos que aún en ese caso no se tiene el control del aparato de estado (ejército-policía-burocracia), que sigue en manos de la burguesía. Por tanto no hay ninguna razón para ofrecer programas "realizables" y "posibles de cumplir". Las elecciones sirven para educar y organizar, para conquistar en el parlamento una tribuna desde donde llegar a nuevos sectores de masas. Nuestro programa no es "práctico", es revolucionario.
PODER DE LAS MASAS.- Destrucción del aparato estatal burgués y creación de otro, nuevo controlado directamente por la clase obrera y el pueblo, bajo dirección de la primera. Su principal tarea es ejercer la dictadura sobre la burguesía, los agentes de cualquiera de los bloques imperialistas, los reaccionarios y prevenir una agresión del imperialismo. Por ello la parte fundamental del estado revolucionario es el ejército y la milicia popular. En base a la dictadura sobre la reacción, las masas podrán gozar de libertades reales: de poder transformar el mundo en su totalidad según sus intereses de clase y transformarse a ellos mismos, de asociación, reunión, huelga, manifestación, de crítica a todos los niveles, de inmediata destitución de sus representantes, etc. Proponemos, por tanto, un sistema en que habrá dictadura para la burguesía y libertad para las masas. Estas ejercerán directamente el poder a través de Comités Revolucionarios elegidos en asamblea, que serán el único poder a nivel local y se organizarán hasta constituir una Asamblea Popular, máximo órgano de poder. Una constitución recogerá la legalidad revolucionaria de la dictadura del proletariado y el pueblo.
FUERA EL IMPERIALISMO YANKI.- Expulsión de los yankis y de los representantes de cualquier país imperialista. Fin de su presencia económica, política, militar, ideológica y cultural. Anulación de la deuda externa, el pago por royalties y la compra de armas. Dictadura sobre sus aliados internos. Cierre de las centrales nucleares. Expropiación sin indemnización de sus propiedades. Crítica de masas a su ideología, filosofía, arte y mentalidad. Unidad con todos los que en cualquier lugar luchan contra el imperialismo USA. No a la OTAN, a la entrada en la CEE ya los tratados militares con los EEUU. Denuncia de los aliados de los yankis, la China revisionista de Deng Hsiao-ping en primer lugar.
POR LA REVOLUCION PROLETARIA MUNDIAL.- Frustrar los preparativos de guerra imperialista y el inicio de ésta promoviendo la revolución proletaria por todo el planeta y oponiéndose al pacifismo burgués humanista y lacrimógeno. Si estalla la guerra, proponer internacional mente la derrota del propio gobierno y trabajar para convertirla en guerra revolucionaria y ponerla fin con el derrocamiento de los imperialistas que la prepararon e iniciaron. Apoyo a la lucha de los pueblos oprimidos de El Salvador, Nicaragua, Palestina, Sudáfrica, y a la actividad de Sendero Luminoso en Perú, etc., contra el imperialismo yanki y de Eritrea, Afganistán, Camboya, Polonia, etc. contra el social-imperialismo de los revisionistas soviéticos. Solidaridad con las luchas de las masas en Europa y América del Norte y, en particular, con la clase obrera de la URSS, China, etc., hoy oprimida por sangrientas dictaduras fascistas de la burguesía burocrática.
Unidad internacional de los marxistas-leninistas para hacer frente unidos a la nueva época de crisis general del capitalismo. Hacia un Plan Común de Tareas Internacional. Solidaridad con los marxistas-leninistas chinos perseguidos por los revisionistas, con el PCm-l Chino y en especial con Chiang Ching, mujer heroica, de pie ante sus verdugos.
LIBERACION DE LAS NACIONES OPRIMIDAS.- No a la LOAPA y a las autonomías, a éstas y a cualquier otras en el marco del estado burgués-español. Derecho a la Autodeterminación para las cuatro naciones oprimidas por el estado español del gran capital, entendido como derecho a la separación completa y a la independencia. Cada una de las naciones oprimidas tendrá su propio aparato estatal. La clase obrera de la nación opresora (España) garantizará, si es necesario por la fuerza, el ejercicio libre del derecho a la separación. Completa recuperación de las lenguas nacionales hasta ser dominadas por todos los habitantes de cada nación y hacerse de uso habitual en todas las actividades de la vida. Lo mismo para las culturas nacionales. Reunificación e independencia de Euskadi y Cataluña, una vez triunfante la revolución en el estado español y francés. Fin de la dominación neo colonial sobre Guinea y la presencia colonial en Ceuta, Melilla, etc. Anulación de toda la deuda de las naciones dependientes con bancos y empresas españolas, así como con el estado burgués español. Reconocimiento de la RASD. Fuera el imperialismo inglés de Gibraltar. Unidad del proletariado de todo el estado español sobre la base del reconocimiento del derecho a la separación, de la lucha contra el chovinismo españolista y, secundariamente, de la crítica al nacionalismo pequeño-burgués de las naciones oprimidas.
ECONOMIA SOCIALISTA PLANIFICADA.-Expropiación sin indemnización de los medios de producción hoy en manos del gran capital y creación con ellos de un sector de Economía Socialista Planificada, dirigente y dominante, que funcione de acuerdo a un Plan común sobre la base de la anulación de la ley capitalista de la ganancia máxima, la restricción de la ley del valor, la liberación de la fuerza de trabajo de la categoría de mercancía que tiene en el capitalismo y del fin de la anarquía de la producción. La economía funcionará para servir a los intereses inmediatos y finales de las masas, no para producir beneficios. Se pondrá la política en el puesto de mando y la economía funcionará sobre la base de la política revolucionaria. Será eliminado el paro y reducida progresivamente la jornada de trabajo para liberar a las masas de su esclavizadora dependencia de la producción y permitirlas participar activamente y dominar toda la vida social, la lucha de clases, la ciencia, el arte, la filosofía, etc., a fin de superar de una vez por todas la raíz más profunda de la división en clases, la: división del trabajo manual-intelectual. Así se sentará la base para el surgimiento de un ser humano total, liberado de la mutiladora división del trabajo, del embrutecimiento secular, de la subordinación esclavizante a las máquinas, la producción y el capital.
REVOLUCION AGRARIA.- Expropiación sin indemnización de los latifundios que pasarán a ser trabajados por los obreros agrícolas y campesinos con pocas tierras del modo que decidan libremente. Dedicación de 1/3 del ingreso estatal al campo para superar lo antes posible el tremendo abismo agricultura/industria creado por el capitalismo. Industrialización y mecanización racional, sobre esa base, del agro. Los arrendatarios y aparceros pasarán automáticamente a ser propietarios de las tierras que trabajan, sin indemnización. Anulación total de la deuda agraria. Fin de las importaciones de excedentes agrícolas. No a la entrada en la CEE. Ayuda y reconversión planificada y voluntaria de los pequeños propietarios. Industrialización de las regiones agrarias, ruralización de las ciudades. Retorno voluntario de los jóvenes al campo. Lucha para eliminar la supremacía y privilegios de la ciudad sobre el campo, para superar la contradicción campo-ciudad. Lucha de masas contra la contaminación, desertización y destrucción de la flora y la fauna. Creación de Comunas Populares en donde se integre armónicamente la agricultura, la industria y el poder directo de las masas, gérmenes de la futura sociedad comunista.
LIBERACION DE LA MUJER.- Reconocimiento de la opresión específica de la mujer, como miembro de las clases explotadas y como mujer, doble opresión que la revolución proletaria tiene la tarea histórica de superar. Incorporación masiva de las mujeres a la lucha de clases, la lucha por la producción y la experimentación científica. Fin de su esclavización en el hogar del matrimonio monogámico. Progresiva extinción del matrimonio monogámico (hasta su total desaparición en el comunismo), centro de la opresión de la mujer y los hijos por el hombre. Eliminación de la prostitución y la pornografía. Creación de un concepto totalmente nuevo de la sexualidad con la extinción de la propiedad privada, las clases y el estado. Lucha de masas en el plano ideológico para superar en cada mujer y hombre la herencia en este tema de 10.000 años de prejuicios, mentiras y sufrimientos sin cuento. Movilización del arte para crear un nuevo concepto del amor sexual. Lucha de masas contra el feminismo burgués, que pretende marginar a las mujeres de los grandes problemas de esta época de revolución, para limitarla al trío anticonceptivos-aborto-divorcio. Sin liberación de la mujer no habrá revolución.
REVOLUCION EN LA EDUCACION.- Desarticulación completa de todo el sistema de enseñanza burgués, fin de su consecuencia principal, la represión de la capacidad creadora y la creación de robots obedientes a los explotadores. Completa destrucción de sus métodos: separación entre la enseñanza y la vida, entre los que piensan y los que ejecutan, fin de la repetición mecánica, la autoridad indiscutible del profesor, los textos y los programas, los exámenes y las notas, la competición y el fomento con ello del arribismo personal y el desprecio por la verdad. Unidad entre el saber y las masas. Fin de la universidad como una institución ajena a la producción y la lucha de clases. Transformación de los intelectuales: los educadores deben ser educados y transformación de las masas.
REVOLUCION IDEOLOGICA.- La clase obrera lucha por transformar la economía, tomar el poder, abolir las clases, pero todo ello tiene como objetivo crear seres humanos nuevos, radicalmente distintos a los nacidos en las sociedades de clases: Ello exige una revolución en la ideología. Se creará un arte nuevo, con una teoría proletaria de las artes. Es necesaria una revolución que libere a las masas de todo el pasado de lógica formal, idealismo e irracionalismo y que establezca firmemente el materialismo dialéctico como instrumento de pensamiento habitual para millones v millones de seres humanos. Hay que someter a crítica la herencia nefasta de Platón, la mentalidad judeo-cristiana, la escolástica, el irracionalismo nietzscheano, el positivismo lógico, el materialismo burgués, etc. Es imprescindible una transformación radical en el uso del lenguaje. Hay que llevar hasta el fin la lucha contra el individualismo burgués y la filosofía del "yo primero".
LA JUVENTUD EN PRIMERA FILA.- En la dictadura del proletariado para llevar la revolución hasta el fin es imprescindible que la juventud obrera y popular se sitúe en la vanguardia de la lucha contra lo viejo.
CONTINUIDAD DE LA REVOLUCION BAJO LA DICTADURA DEL PROLETARIADO.- Dado que el marxismo demuestra cómo en el seno mismo del socialismo y especialmente en el interior del partido de vanguardia del proletariado surge, tras tomar el poder, una nueva burguesía regresiva, que pretende disputar el poder a las masas, es necesario continuar la revolución socialista bajo la dictadura del proletariado, poner la política y la lucha de clases en el puesto de mando y luchar ininterrumpidamente hasta el comunismo. Incluso aquí continuará la lucha y la tensión entre lo viejo y lo nuevo y lo correcto y lo erróneo. Despojándonos de toda mentalidad religiosa y reaccionaria sobre "paz y estabilidad" estamos preparados para luchar siempre, luchar sin fin, haciendo de la lucha, de la transformación ininterrumpida de la naturaleza, la sociedad y los seres humanos, el único fin.
LA VIOLENCIA COMO PARTERA DE LA HISTORIA.- Mucho nos gustaría hacer estas transformaciones por métodos pacíficos, pero sabemos muy bien que las clases explotadoras nunca se resignan a ser derrocadas pacíficamente y que siempre acuden a la violencia para mantener sus miserables privilegios contra la inmensa mayoría. Por ello, la inmensa mayoría tiene el deber, y el derecho, de conquistar el poder por la fuerza armada, porque la fuerza es el único lenguaje que en definitiva entienden los explotadores.