La Alcarria Obrera fue la cabecera más antigua de la prensa sindical en la provincia de Guadalajara en el siglo XX. Heredera del decimonónico Boletín de la Asociación Cooperativa de Obreros, comenzó a publicarse en 1906 y lo hizo ininterrumpidamente hasta que, en el año 1911, dejó paso a Juventud Obrera.

El odio de la burguesía y el terror al que fueron sometidas las clases populares provocaron su total destrucción: hoy no queda ni un sólo ejemplar de ese periódico obrero.

En 2007 recuperamos La Alcarria Obrera para difundir textos fundamentales y originales de la historia del proletariado militante, con especial dedicación al de Guadalajara, para que sirvan de recuerdo histórico y reflexión teórica sobre las bases ideológicas y las primeras luchas de los trabajadores en pos de su emancipación social.

13 de abril de 2012

Albania socialista según la JCE (ml)

Pegatina de la JCE (m-l), 1980, (Archivo La Alcarria Obrera)

Decía Santiago Carrillo, devolviendo los insultos que constantemente recibía de los pro-chinos, que en Albania creían haber hecho la Revolución Industrial porque tenían una fábrica de bicicletas. Después de leer el folleto que ahora reproducimos podremos entender lo acertado de la frase, sobre todo después de conocer la dura realidad de la Albania de 1990 y de la Albania de hoy, que ha seguido siendo uno de los países más pobres de Europa antes, durante y después del régimen comunista. El empacho ideológico de buena parte de los seguidores de la particular revolución albanesa necesitaba una alta dosis de propaganda y voluntarismo; y para eso bastaba seguir en los años 70 del siglo pasado las emisiones para España de su Radio Tirana. Reproducimos aquí este folleto de la JCE (m-l) titulado Albania socialista. Ejemplo vivo para la juventud revolucionaria.

En Agosto de 1981 una delegación de la JCE (marxista-leninista) ha visitado Albania, el único país socialista existente hoy en el mundo.
Pudimos ver allí un pueblo y una juventud cuya forma de vida no se parece en nada a la nuestra porque han sabido, bajo la dirección del PTA -cuyo cuarenta aniversario celebramos este año-, liberarse del yugo capitalista. Pudimos ver una juventud libre, valiente y heroica que estudia, trabaja y se prepara en todos los terrenos para seguir construyendo y defendiendo su patria socialista.
Hemos pensado que para todos nosotros, los jóvenes revolucionarios, que odiamos el fascismo y al imperialismo, como nuestros hermanos albaneses, pero que aún no tenemos -como tienen ellos- una patria libre y socialista que defender, sino que conquistar, podría sernos muy útil conocer su ejemplo vivo y concreto.
Contribuir un poco a ese objetivo es el fin con el que publicamos este pequeño folleto.

"Somos un país pequeño y un pueblo pequeño, y hemos sufrido enormemente, pero también hemos luchado mucho. Nadie nos ha regalado la libertad de que gozamos hoy, sino que la hemos conquistado con sangre”, (Enver Hoxha, Conferencia de Moscú, 1960)
En efecto, toda la historia de Albania es una continua lucha, cargada de valentía y heroísmo, por conquistar la libertad. Albania es un pequeño país de 28.748 Km. cuadrados y unos 2.500.000 habitantes. Su reducida extensión nunca les ha hecho temer las dificultades, ni ceder ante ellas, ni plegarse a la voluntad de los "poderosos".
La historia reciente de Albania no puede separarse de la historia del Partido del Trabajo de Albania (PTA). El sólo hecho de su nacimiento es ya de por sí un acto heroico. En 1.941 nada parecía frenar el avance de las tropas nazi-fascistas. En noviembre llegan a las puertas de la capital del único estado socialista de aquella época: la URSS de Stalin. Hitler proclamaba solemnemente el fin del comunismo. Y sin embargo, en esa situación que parecía empujar al pesimismo, el 8 de Noviembre de 1941, en Tirana, ocupada por los fascistas italianos, se funda el Partido Comunista de Albania, que después pasaría a llamarse P.T.A. El camarada Enver Hoxha es elegido responsable del Comité Central. Unos días después, también en Tirana, el 28 de noviembre, se funda la organización de la Juventud Comunista de Albania y es elegido como responsable político el camarada Quemal Stafa, de 21 años, miembro también del Comité Central del P.C. de Albania. Este camarada moriría poco después, el 5 de mayo de 1942 en un choque armado con los fascistas. Desde entonces en esa fecha se conmemora el Día de los Mártires de la Patria.
A partir de su fundación, el P.C. de Albania comenzó una inmensa labor de organización, tanto en lo referente a la lucha armada contra el invasor, construyendo los destacamentos guerrilleros y el Ejército de Liberación Nacional, como a la organización y unidad del pueblo en general en el frente único de Liberación Nacional.
Tras heroicos esfuerzos de todo el pueblo y, en particular, de la juventud -en el que participaron y murieron como héroes, incluso, numerosos niños menores de 14 años- se consiguió la completa liberación de la patria el 30 de noviembre de 1944.
Antes de la guerra, Albania era uno de los países más pobres de Europa. Además, la guerra la dejó prácticamente arruinada. Pero el pueblo albanés demostró una vez más su heroísmo. Firmemente dirigido por el PTA, que había sabido ganarse completamente su confianza y su respeto durante la lucha de liberación, afrontó con entusiasmo todos los esfuerzos que, en esas condiciones, les exigía la construcción del socialismo.
De la II Guerra Mundial, el campo socialista salió enormemente reforzado. Encabezado por la URSS de Stalin, se extendía por toda Europa Oriental y la mayoría del continente asiático. Su potencial humano, económico, político e ideológico era impresionante. De eso se beneficiaron, como es natural, Albania y todos los países que lo componían, pues el auténtico internacionalismo que existía entre ellos, basado en el respeto al marxismo-leninismo, facilitaba su desarrollo.
Sin embargo, a finales de los 50, con la subida al poder de la camarilla de Jruschov, se impuso dentro del PCUS la línea revisionista y, apoyada en su prestigio y su fuerza material, fue imponiendo al movimiento esas posiciones abiertamente antisocialistas y pro-imperialistas. El PTA, apoyado firmemente en los principios y respaldado de forma total y combativa por la clase obrera y el pueblo albanés, levantó su voz en contra de esas graves desviaciones. Si había sido valiente en la lucha contra el invasor nazifascista, de igual forma lo fue en la defensa del marxismo-leninismo, del internacionalismo proletario, de la revolución. No cedió a los chantajes de los revisionistas del Kremlin. Ese "pequeño país y pequeño pueblo" no temió a la "gran potencia" que había dejado de ser cabeza del socialismo. Jruschov y su equipo dijeron que Albania "moriría de hambre en 15 días sin las ayudas soviéticas". Sin embargo, Albania ni se rindió ni murió de hambre. Siguió adelante con éxito en la construcción del socialismo, gracias al heroico trabajo del pueblo albanés.
Esa actitud intransigente de no negociar con los principios ni "vender" la "pequeña" patria ante las presiones de los "grandes" se ha mantenido continuamente, sin variación. Y hubo de demostrarse una vez más, de forma contundente, en julio de 1978, cuando los maoístas chinos, en un acto hostil contrario a las más elementales normas de las relaciones entre estados, decidieron suspender todos los acuerdos firmados con Albania, todas las ayudas económicas y de otro tipo y retirar a todos sus especialistas. Esa era la respuesta a la correcta actitud crítica del Partido y el pueblo albanés hacia la actitud antisocialista y descaradamente proimperialista que mantenían los dirigentes de Pekín. Con ello pretendían, como explica el camarada Enver Hoxha, "que hincáramos la rodilla, que nos encontráramos cómo "pez fuera del agua" y que, forzosamente, tuviéramos que tender la mano a alguien (…) Pero fracasaron y fracasarán en sus concepciones antimarxistas. Albania avanzará y construirá el socialismo con sus propias fuerzas y jamás tenderá la mano ni al social-imperialismo soviético ni al imperialismo norteamericano ni a ningún otro Estado capitalista o revisionista".
Y demostrando con los hechos la verdad de esas palabras, hoy Albania desarrolla su VII Plan Quinquenal basándose exclusivamente en sus propias fuerzas, haciendo frente a un tremendo cerco imperialista, tanto por parte de los yanquis como de los rusos.
La historia toda de Albania nos demuestra la realidad de unas palabras pronunciadas hace ya muchos años, en 1961 por el camarada Enver Hoxha, cuando el PT A se alzó contra las presiones y chantajes de los revisionistas rusos: "La Albania socialista vivirá indoblegable y florecerá cada día más. La segura garantía de ellos son el patriotismo y el espíritu revolucionario de nuestro pueblo, la acertada dirección del PT A Y la ayuda y el respaldo internacionalista de nuestros amigos, la solidaridad internacional de los trabajadores".
LA JUVENTUD ANTE LA TAREA DE LA CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO
En estos momentos el pueblo albanés tiene una gigantesca tarea en sus manos, desarrollar a todos los niveles la patria albanesa, basándose única y exclusivamente en sus propias fuerzas, porque la reacción y los capitalistas e imperialistas del mundo entero han levantado un cerco alrededor suyo. En esta tarea los jóvenes albaneses tienen un papel de primer orden, ellos son el futuro y porvenir de Albania, en las de la juventud revolucionaria albanesa está hoy ya el pico y el fusil que simbolizan las tareas más apremiantes del Estado socialista,
desarrollar la economía al máximo haciendo frente al boicot internacional y mantener dispuestos los fusiles para en cualquier momento hacer frente a cualquier agresión contra la patria de los trabajadores. Esta independencia y soberanía nacional que marca el PTA para Albania hoy, ha de seguir. Han de ser en el futuro los jóvenes de hoy quienes la sigan defendiendo y salvaguardando, esa generación de hombres nuevos que el Partido educa en los ideales del proletariado.
LA JUVENTUD DEFIENDE ALBANIA PRODUCIENDO MÁS Y MEJOR
Los jóvenes trabajadores albaneses saben, porque así se lo ha indicado el PTA, que romper el bloqueo de los imperialistas significa trabajar duro por aumentar la productividad y elevar la calidad de lo producido, fomentando al tiempo el ahorro de aquello que se ven obligados a importar. En eso centran sus esfuerzos los jóvenes trabajadores.
De un total del 98 por 100 de la población activa, el 42 por 100 son jóvenes trabajadores, la juventud se ha desplegado en todas las ramas de la producción, pero en primer lugar lo ha hecho en la industria pesada y extractiva, la construcción, la siderurgia, la minería y extracción de petróleo, destacándose como la fuerza más viva en la realización de las tareas, tomando ejemplo de la clase obrera, y dándola a la vez ante los jóvenes albaneses, de disciplina, y espíritu de sacrificio y superación.
Fruto de este trabajo realizado por la juventud y todo el pueblo trabajador, Albania ha ido superando, uno tras otro, los planes establecidos por el Estado en el camino de la construcción socialista.
Algunos datos comparativos entre 1938 y nuestros días respecto a la producción de:
Hulla: su aumento ha sido de 235 veces.
Cromo: su aumento ha sido de 112 veces.
Cobre: su aumento ha sido de 65 veces.
Construcción: su aumento ha sido de 185 veces.
Industria mecánica: su aumento ha sido de 308 veces.
La electricidad es completa hasta en las últimas aldeas de la montaña desde 1970, y los precios desde 1958 a nuestros días han descendido un 25 por 100.
Dentro de la labor educativa y de formación política e ideológica, la UJTA comienza su trabajo desde niños, en la organización de los pioneros, entre los que se fomenta el conocimiento de la lucha heroica del pueblo contra el invasor, del sentido de la solidaridad, educándolos desde ese momento en el cariño y respeto al Partido y a los ideales de la revolución, a quienes serán los futuros dirigentes del Estado y del PTA. Especialmente significativos son los campamentos de verano de pioneros en los que conviven chavales durante un mes, realizando todo tipo de actividades culturales, deportivas y también se les entrena para saber qué papel han de cumplir en caso de ataque.
LA CULTURA Y EL DEPORTE SIEMPRE AL SERVICIO DE LA JUVENTUD Y DE TODO EL PUEBLO
El desarrollo de las aspiraciones culturales e inquietudes artísticas entre los jóvenes está potenciado totalmente, dando todo tipo de facilidades a los jóvenes. La juventud con espíritu creador y renovador ha desarrollado un verdadero movimiento de aficionados a las actividades artísticas y en todos sus trabajos queda reflejado el realismo socialista, el futuro que construyen, etc.
El Estado ha puesto además a disposición de toda la juventud numerosas instituciones culturales en la ciudad y en el campo, en fábricas, escuelas y cuarteles, en los que los jóvenes, según su tendencia y capacidad, realizan obras pictóricas, esculpen, escriben y representan obras de teatro, danza, etc., que además puedan exponer, publicar o ejecutar en las innumerables salas de exposición, museos, anfiteatros, etcétera.
Todos los centros de producción y escuelas cuentan con sus grupos de teatro de aficionados o su grupo musical que organizan veladas y fiestas juveniles en las casas y palacios de la cultura que tienen asignado, centros vivos de toda esta serie de actividades.
En cuanto a los deportes, ocupan un lugar destacado en los programas de estudios de todas las escuelas y niveles. La patria también necesita hombres y mujeres en óptimas condiciones físicas. Los jóvenes deportistas están organizados en colectivos por centros de producción o estudio. Es en ellos donde se desarrolla el programa de actividades.
Algunos datos que demuestran la importancia que el Estado socialista ha dado a estas actividades de la juventud, por ejemplo el número de instalaciones deportivas puestas a disposición de la juventud, totalmente gratuitas:
Estadios: 21
Centros deportivos: 81
Polígonos de tiro: 37
Locales deportivos: 375
Gimnasios: 271
Campos de fútbol: 366
Campos balonmano: 339
Campos baloncesto: 476
etcétera, etcétera, y todo esto para una población de unos 2'5 millones de habitantes, que como dice el Partido necesita de una población joven, ágil y fuerte, física y moralmente, una juventud en las mejores condiciones para desarrollar todas las tareas marcadas. No hay nada en Albania que no esté consagrado a los ideales de la construcción socialista.
La juventud trabajadora en su afán patriótico por contribuir más y mejor a la edificación de Albania socialista no ha escatimado esfuerzo y sacrificio alguno y fruto de las acciones de jóvenes voluntarios son hoy prueba la red de carreteras, centrales hidroeléctricas, todo el sistema de regadío, la red de ferrocarriles en la que por ejemplo, los jóvenes trabajan al menos un mes al año durante el que continúan sus estudios compaginados con esta actividad, o las terrazas que rotulan todo el litoral albanés, plantadas de cítricos y olivares, símbolo de la tenacidad y el espíritu revolucionario de la juventud por ganar hasta el último palmo de tierra y hacerla productiva para la patria, y todo gracias a los cientos y miles de jóvenes que voluntariamente han acudido a la llamada de la JTA, no en vano a la Juventud en Albania se la denomina la juventud de las acciones.
Con este espíritu combativo y entusiasta la juventud también se ha incorporado al trabajo agrícola y ganadero, organizado íntegramente en cooperativas, en las que gracias a la aplicación de métodos científicos y de una tecnología propia antes inexistente, se han obtenido asombrosos resultados.
En esos momentos Albania está cubriendo su VII Plan Quinquenal y si tiene especial importancia es porque será el primero realizado basándose en sus propias fuerzas sin ningún tipo de ayuda exterior, todo el pueblo y en especial la juventud trabajan en fábricas y cooperativas en la ciudad y en el campo, no sólo por alcanzar sino por rebasar, como ocurre en muchos casos, los planes y objetivos marcados en todos los terrenos.
LA EDUCACION COMUNISTA DE LA JUVENTUD PASA POR ELEVAR SU NIVEL EDUCATIVO, CIENTIFICO y CULTURAL
Albania, de tener un índice de un 85 por 100 de analfabetismo en 1945, ha pasado a erradicar totalmente este mal, encontrándose en los primeros lugares del mundo en el porcentaje entre el número de habitantes y el de personas que cursan estudios, en concreto de una población de 2'5 millones de habitantes en 1980 han cursado estudios 730.000 alumnos, de forma completamente gratuita aun en los  cursos superiores. La educación de los jóvenes albaneses está siempre orientada para servir a la patria donde sea necesario, porque ésta necesita una juventud cualificada y capaz, que sirva mejor a la causa del Partido y el socialismo. Es por eso que la educación de los jóvenes está estrechamente ligada a las demás tareas de la patria, al trabajo productivo y entrenamiento militar, facetas que forman en sí la vida de la joven generación albanesa.
De igual forma el Estado fomenta sobre todo entre la juventud la investigación científica, que ha obtenido un importante nivel, ejemplo de esto son los centros de investigación en cooperativas agrícolas, en los que los jóvenes ya especializados desarrollan trabajos, cuyos resultados son aplicados en la misma cooperativa.
LA JUVENTUD EN TODOS LOS RINCONES DISPUESTA A EMPUÑAR EL FUSIL
El Partido ha apoyado siempre la defensa de la Patria en su juventud por ser la fuerza más viva del pueblo armado y los jóvenes han entendido la defensa de Albania como la tarea más importante por encima de todas las demás.
En Albania existe un servicio militar obligatorio para los hombres y voluntario para las mujeres, pero de cualquier forma la instrucción y adiestramiento militar se imparte para todo el pueblo en fábricas, cooperativas, escuelas, etc. todos los hombres y mujeres albanesas, la juventud, los niños conocen cuál ha de ser su puesto en caso de ataque y en dónde tienen asignado su fusil.
La tarea de la defensa de la patria entre los jóvenes, ese espíritu de entrega y heroísmo que caracteriza a la juventud descansa en la educación patriótica, que ha recogido las tradiciones revolucionarias de lucha del pueblo, en el conocimiento de esta historia que hace comprender aún más y mejor a los jóvenes la gigantesca tarea que tiene asignada. En este terreno el Partido del Trabajo de Albania se ha valido de organizaciones como la de Veteranos de la Lucha, quienes desarrollan una enorme labor educativa por todo el país. Estos veteranos relatan a la juventud las experiencias políticas y prácticas de la guerra de liberación, los enormes sacrificios realizados por cientos y miles de jóvenes que acudieron a la llamada del PTA, gracias a los cuales fue posible la liberación de Albania. Muchos de estos jóvenes, hoy, mártires y héroes del pueblo en una gran mayoría jóvenes han sido tomados como ejemplo y sus nombres figuran delante de las tareas más difíciles.
En todas las ciudades y pueblos, incluso aldeas, los cementerios, monolitos, museos, etc. que les recuerdan y rinden homenaje son colocados en los lugares más hermosos y el pueblo, y especialmente la juventud, con profundo respeto y admiración y siguiendo la consigna del Partido cuida de estos lugares manteniéndose viva en la mente de todos su ejemplo y sacrificios.
Todos los avances, logros y desarrollo logrados han sido posibles superando innumerables dificultades de todo tipo, enfrentadas por todo el pueblo bajo la dirección del Partido. Mantener y seguir avanzando en la construcción socialista no es tarea fácil si vemos el que Albania ha de hacerla únicamente basada en sus propias fuerzas y con un continuo hostigamiento internacional. Es por eso que el Partido se esfuerza en que toda la juventud de muestras de madurez y responsabilidad ante las tareas planteadas, el que su trabajo esté lleno de alegría y entusiasmo, pero también de eficacia y fructuosidad, el que siempre bajo la dirección del Partido marchará adelante, pero que en el camino de la juventud encontrará muchas dificultades que rebasar, que ha de afrontar con abnegación y espíritu de sacrificio, para como hasta ahora, ser ya el presente y el futuro de Albania Socialista.
FÉRREA UNIDAD ENTRE LA UJTA Y LA JCE (MARXISTA-LENINISTA)
Las conversaciones mantenidas con los dirigentes de la UJTA, con los militantes, con los jóvenes albaneses allá donde íbamos, han sido una viva muestra de la unidad de las luchas de la juventud revolucionaria albanesa y española. Ellos construyendo y defendiendo el socialismo, nosotros luchando por conquistarlo. Y para ello nos tenemos que enfrentar al imperialismo, al socialimperialismo, al revisionismo...
Por lo que es imprescindible el desarrollo del espíritu internacionalista. Espíritu muy desarrollado entre los jóvenes albaneses que siguen con atención las luchas de la juventud revolucionaria española y de todo el mundo.
Esta gran unidad internacionalista crece de día en día por los principios comunes que nos unen, por los principios marxista-leninistas, la ideología del proletariado, la ideología siempre joven del socialismo y del comunismo. Principios que son los de nuestros partidos, el Partido del Trabajo de Albania, y el Partido Comunista de España (Marxista--Leninista) que nos dirigen y orientan en todo momento en nuestras luchas y sin los cuales no tendríamos razón de ser, y para los que damos lo mejor que tenemos de nosotros. Tenemos claro que no existen organizaciones "independientes" y por eso vamos férreamente unidos en todo con nuestros partidos.
Sabemos lo importante que es la juventud para la revolución: "a la juventud le incumbe la verdadera tarea de crear la sociedad comunista (Lenin)", y le toca ser la más decidida en la lucha contra el capitalismo. La juventud, que es lo nuevo, tiene pues un importante papel en la lucha por nuestros objetivos. De ahí que fortalezcamos constantemente nuestra juventudes comunistas. Los jóvenes comunistas en Albania se educan en el cariño al Partido, en el marxismo-leninismo. Y para ello tienen una organización de masas juveniles, una organización leninista basada en el centralismo democrático: la UJTA, que como nuestra JCE (marxista-leninista) son verdaderos instrumentos de educación de masas juveniles en la lucha de clases, en el marxismo-leninismo. Y dan cabida a los jóvenes que quieren luchar por la nueva sociedad, educándoles en los principios leninistas de funcionamiento.
La juventud trabajadora, la juventud obrera y cooperativista, los jóvenes de las acciones voluntarias, ellos tienen en sus manos todo. Ellos son lo que construyen el socialismo. Ellos son los que "estudian y trabajan para defender la patria". Se preparan para ser trabajadores capaces, tanto en lo político e ideológico, como en el mismo trabajo productivo. Al igual que para nosotros, la juventud trabajadora es el destacamento más firme de la juventud. Nada puede imaginarse sin ella. Ella da perspectivas a toda la juventud, a la juventud revolucionaria. Sin ella, que la intentan convertir en la carne de cañón del capitalismo, en el ejército de parados en España, sin ella, decimos que no hay lucha revolucionaria.
En el frente, que estamos levantando, de la juventud contra el imperialismo y el socialimperialismo, frente en el que deben participar la juventud revolucionaria mundial, los jóvenes comunistas cumplimos un papel de primera línea. Sabemos claramente que el camino es duro. La experiencia histórica de la juventud albanesa, y su lucha actual lo confirman. No se puede luchar contra el imperialismo y el socialimperialismo, y por tanto contra el fascismo, la reacción, la guerra imperialista... sin unir ampliamente a los jóvenes, dotándoles de organismos y organizaciones revolucionarias antifascistas y sin combatir sin cuartel a las corrientes oportunistas, socialdemócratas y oportunistas, a las corrientes cuyo objetivo verdadero es apartar a la juventud de la lucha, desviarla de su camino.
Los jóvenes comunistas albaneses han tenido que luchar contra el imperialismo, el socialimperialismo, así como contra el revisionismo titista, el jruschovista, el maoísta, para seguir adelante con sus conquistas revolucionarias. Es el camino que seguimos nosotros bajo el capitalismo en lucha frontal contra el revisionismo, la socialdemocracia v el oportunismo de todo tipo, que corrompen y frenan la lucha de la juventud, dejándola en manos del imperialismo.
Son pues grandes lazos los que nos unen a la JCE (marxista-leninista) y a la UJTA, son los lazos de lucha, lazos de ideología. Son lazos, en tanto que jóvenes comunistas, en tanto que destacamentos juveniles de la revolución. Y es por eso por lo que nos une también una gran amistad. Una gran amistad y una magnífica camaradería que se fortalecen día a día en base a los principios.

1 comentario:

Luis Villaverde Bouzas dijo...

Esto es mierda anticomunista...