La Alcarria Obrera fue la cabecera más antigua de la prensa sindical en la provincia de Guadalajara en el siglo XX. Heredera del decimonónico Boletín de la Asociación Cooperativa de Obreros, comenzó a publicarse en 1906 y lo hizo ininterrumpidamente hasta que, en el año 1911, dejó paso a Juventud Obrera.

El odio de la burguesía y el terror al que fueron sometidas las clases populares provocaron su total destrucción: hoy no queda ni un sólo ejemplar de ese periódico obrero.

En 2007 recuperamos La Alcarria Obrera para difundir textos fundamentales y originales de la historia del proletariado militante, con especial dedicación al de Guadalajara, para que sirvan de recuerdo histórico y reflexión teórica sobre las bases ideológicas y las primeras luchas de los trabajadores en pos de su emancipación social.

26 de octubre de 2012

La CSUT en las elecciones sindicales de 1978

Pegatina de la CSUT y otros sindicatos, Tarrasa, 1979 (Archivo La Alcarria Obrera)

En el año 1978 se celebraron las primeras Elecciones Sindicales del postfranquismo. Aunque la CNT se oponía rotundamente al sistema de representación sindical y la UGT prefería la libre actuación de las Secciones Sindicales en las empresas, CCOO consiguió sacar adelante su postura, que llevaba al ámbito laboral el parlamentarismo y el electoralismo que habían estado vigentes desde la Dictadura de Primo de Rivera a través de los Jurados Mixtos, los Comités Paritarios y los Enlaces Sindicales del Sindicato Vertical franquista. Se actualizaron las campañas de afiliación, se elaboraron programas electorales y se abrió un proceso que distrajo a los trabajadores de las consecuencias de la crisis con un enfrentamiento sindical muy agudo en las formas, pero muy homogéneo en el fondo. Reproducimos el folleto que la Confederación de Sindicatos Unitarios de Trabajadores (CSUT), la central obrera bajo la influencia del maoísta Partido del Trabajo de España, publicó ese año 1978 en la empresa textil Induyco.

LA C.S.U.T. ANTE LAS ELECCIONES SINDICALES
Por primera vez después del hundimiento del Sindicato Vertical, van a tener lugar unas elecciones generales sindicales en las que se van a elegir a los representantes de los trabajadores en el seno de las empresas, los cuales constituirían los Comités de Empresa o Consejos de Delegados de Personal que canalicen las relaciones con la empresa en re presentación de todos los trabajadores de la misma.
Estas elecciones se van a dar en un momento en que la democracia recién estrenada, cuenta todavía con importantes restricciones. En realidad, lo que hoy existe, es un marco de amplia tolerancia, pero donde todavía no están reconocidas por derecho todas las libertades democráticas y sindicales. Prueba de ello es que el mismo decreto-ley regulador de las elecciones, tiene importantes restricciones a la libertad sindical, que demuestran que no hemos conseguido las libertades sindicales que necesitamos los trabajadores.
No obstante, y a pesar de las restricciones a la democracia sindical que tiene el Decreto-Ley regulador de las elecciones, éstas tienen una enorme trascendencia, porque nos ventilamos en ellas tener unos representantes que defiendan nuestros intereses, o por el contrario se opongan a ellos, defendiendo intereses que no son los nuestros, los de los trabajadores.
La CSUT pide vuestro voto para sus candidaturas porqué nos comprometemos a que los Comités de Empresa o Delegados de Personal donde estemos los compañeros de la  CSUT sirvan para:
- Defender los intereses de los compañeros.
- Rechazar el Pacto de la Moncloa.
- Avanzar en una solución justa y viable a la crisis económica que beneficie a los trabajadores.
- Avanzar en la conquista de los derechos sindicales.
- Conquistar un Convenio justo y digno para Induyco.
- Mejorar las condiciones de vida y de trabajo de todos los compañeros de nuestro sector.
- Avanzar en la unidad de la clase obrera con todos los perjudicados por la política económica del gran capital y que hoy se concreta en el Pacto de la Moncloa.
POR UNOS COMITÉS CON PLENA CAPACIDAD DE NEGOCIACIÓN EN LA EMPRESA Y CON GARANTÍAS DE LIBERTAD PARA CUMPLIR SU COMETIDO.
Para resolver los graves problemas que tenemos planteados los trabajadores es preciso que los Comités de Empresa tengan plena capacidad para negociar con los empresarios, pero también capacidad para rechazar cualquier pacto que suscrito por arriba perjudique a los trabajadores.
El gobierno para imponer su plan económico quiere privar a los trabajadores de los medios que nos permitan defendernos de la política económica del Pacto de la Moncloa, así pretende restringir la libertad sindical; pretende limitar el reconocimiento de las secciones sindicales de empresa a aquellas centrales sindicales que acepten a p
ies juntillas su programa económico; quiere evitar el derecho a convocar la huelga a aquellas secciones sindicales que se ve obligado a reconocer; pretende legislar unos Comités de Empresa que no tengan capacidad más que para abordar los problemas pequeños y marginales y que sean instrumentos dóciles sin capacidad para luchar contra su política económica.
Si los Comité que vamos a elegir no tienen capacidad para rechazar Pactos como el de la Moncloa, su capacidad de negociación es burlada. De aplicarse dichas medidas, los Comités solamente podrán negociar cuestiones menores, pero no los salarios cuyo tope de aumento ya está establecido.
La C.S.U.T. propugna unos Comités con atribuciones suficientes para cumplir su cometido como son: capacidad para convocar asambleas, capacidad para convocar la huelga, libertad para informar a los compañeros, tiempo libre para dedicarse a las tareas que se desprenden de su responsabilidad, locales del Comité dentro de la empresa y en suma todos aquellos derechos y libertades que permitan a los representantes de los compañeros cumplir con su misión.
Por ello votar a los candidatos de la CSUT en las próximas elecciones es la única garantía para salvaguardar la libertad y la plena capacidad de negociación en la empresa, al tiempo que garantizar un programa de soluciones generales y el instrumento para llevarlo a la práctica: una organización de clase surgida del corazón mismo de la clase obrera que jamás se vende.
VOTAR A LOS CANDIDATOS DE LA CSUT ES VOTAR A COMPAÑEROS QUE SE OPONEN AL PACTO DE LA MONCLOA
Hoy toda la política de salarios y de precios, empleo y despido de nuestro país está sujeta a los acuerdos tomados en el ya famoso Pacto de la Moncloa.
La CSUT nos oponemos a este Pacto y lo consideramos extraordinariamente perjudicial para los intereses de los trabajadores y la inmensa mayoría de la población.
Nos oponemos al Pacto de la Moncloa porque:
a) Es injusto en la distribución del peso de la crisis económica.
b) Es inviable económicamente, irrealizable, pudiendo llevar a nuestro país a una situación peor de lo que hoy estamos padeciendo.
c) Es antidemocrático porque para poder cumplirse, el gobierno restringirá la libertad y reprimirá a todo lo que se oponga a él.
Afirmamos rotundamente que somos los trabajadores, los campesinos, los jóvenes y la pequeña y mediana empresa, los que soportamos el 100% de la crisis económica, mientras que los grandes empresarios no sólo no pagan nada, sino que aumentan sus beneficios. Todo ello se demuestra con medidas del Pacto como son:
- La congelación salarial y el robo del 10% de nuestro salario, al aumentarse los salarios solo en un 20% cuando la vida ha subido en el 77 un 30%.
- El crecimiento sin control de los precios, como lo demuestra el escandalosos y vergonzoso aumento del transporte, que se eleva a un 33%, siendo éste aumento un artículo de primera necesidad que usamos millones de personas en Madrid. Significando que vendrán próximos aumentos, también en artículos de primera necesidad.
- La ridícula dotación que se da para el paro y
la implantación del despido libre y la eventualidad como norma.
- La ruina de la pequeña y mediana empresa al restringirle los créditos, llevando a ésta a la ruina, lo que supone millones de familias sin trabajo. Porque además de favorecer el paro no existe medida alguna que favorezca la creación de puestos de trabajo.
- La ruina de nuestra agricultura, con el hundimiento de los pequeños y medianos campesinos, a los que no se les concede ayuda técnica y no se les facilitan créditos fáciles y a largo plazo.
Y por si fuera poco, se le concede al empresario gracia de despedir al 5% de la plantilla, caso de superarse en la empresa el 20% de congelación salarial.
Aunque se examine con lupa el Pacto de la Moncloa, y se le intente mirar con buenos ojos, la conclusión que se saca es que es beneficioso para los grandes capitalistas y completamente perjudicial para el resto de la población española.
Es una política irrealizable porqué deja la r recuperación económica en manos de factores externos a nuestras posibilidades. La lógica del plan económico del gobierno es la siguiente:
Rebajamos los salarios de los trabajadores, esto disminuye su capacidad de comprar. Reducimos también la capacidad adquisitiva de la pequeña y mediana empresa y por supuesto de los campesinos también. Al tiempo los grandes empresarios no reducen la producción, como quieren obtener más beneficios constantemente, no pueden reducir la producción. Pero esto supone una contradicción, gran parte de lo producido, no puede ser comprado en nuestro país, puesto que se ha reducido la capacidad adquisitiva de la mayoría del pueblo. Para resolver esta contradicción, el gran capital ha optado por convertir la exportación, es decir la venta de gran mayoría de los productos españoles en el extranjero, como la manera de salir de la crisis y es aquí donde el plan se convierte en irrealizable.
¿Cómo vamos a vender en el exterior, cuando existe una enorme crisis en el mundo capitalista? Efectivamente, dado la gran crisis que padece el mundo occidental, los países optan por:
- Proteger sus mercados, evitando competencias.
- Reducir las importaciones, es decir la compra de productos de otros países.
Y estas medidas lógicas en momentos de crisis, unido a la poca competitividad de los productos españoles, hacen imposible que la exportación sea el motivo de la recuperación económica. Y que el plan del gobierno sea técnicamente irrealizable y nos lleve a una crisis aún más profunda de la que padecemos, lo que va a significar, si no lo impedimos, que nuestras condiciones de vida y de trabajo van a empeorar extraordinariamente.
Es un Pacto que para aplicarse necesita que el gobierno restrinja la democracia.
Está claramente demostrado que éste Pacto es injusto y que beneficia únicamente a los grandes capitalistas.
Pues bien, al ser un plan tan injusto, tan perjudicial para la mayoría del pueblo, tiene que provocar luchas y enfrentamientos contra el Pacto. Luchas que primero tratan de evitar los sindicatos y partidos políticos que se han manchado las manos firmando el Pacto de la Moncloa; éstos sindicatos tratan de convencer a los trabajadores de que deben tragar con el robo descarado del 10% de sus salarios, también con las subidas
escandalosas de precios y un sin número de cosas negativas, y lo tratan de hacer utilizando su influencia. La política de convencer que debemos comulgar con ruedas de molino, por parte de éstas centrales, suele tener poco éxito, y los trabajadores cas
i siempre deciden luchar. Es aquí cuando el gobierno utiliza métodos antidemocráticos. El Gobierno reprime y machaca a los que a pesar de todo se oponen al Pacto, y lo hace como en tiempos de la dictadura.
Para comprobar lo que decimos, ahí van ejemplos:
- Huelga del Transporte en Zaragoza, encabezada por la CSUT. Actuación del gobierno: prohibir las asambleas, reprimir con las fuerzas antidisturbios, clausurar los locales de la CSUT. 
- Huelga en el campo gallego. Manifestación de tractores en las carreteras; la Guardia Civil reprime a tiros la manifestación.
- Huelga reciente en los hospitales de Espa, después de que CCOO y UGT firmasen un ridículo aumento de salario para los trabajadores de la sanidad, la policía prohíbe las asambleas y el gobierno militariza varios hospitales, amenazando con militarizar todos los hospitales en huelga.
Estos son ejemplos de los muchos que podríamos poner.
No sólo es que nuestro país no tenga reconocidos derechos sindicales y laborales fundamentales, pues estamos viviendo en la tolerancia, no en la democracia; sino que el Pacto para ser aplicado lleva al gobierno a saltarse la democracia pequeña que tenemos, y usar métodos fascistas contra el pueblo.
Por todo lo dicho, la CSUT rechaza rotundamente el Pacto de la Moncloa, y lo considera contrario a la inmensa mayoría del pueblo trabajador.
VOTAR LAS CANDIDATURAS DE LA CSUT ES PONER EN LOS COMITÉS DE EMPRESA A COMPAÑEROS QUE TIENEN UNA ALTERNATIVA A LA CRISIS FAVORABLE A LOS INTERESES DEL PUEBLO TRABAJADOR
La C.S.U.T. no seríamos un sindicato responsable, ni mereceríamos apoyo si nos contentásemos con decir no al Pacto de la Moncloa.
La CSUT tenemos una alternativa a la crisis económica anterior incluso al Pacto de la Moncloa. Nuestra alternativa es una solución global a la crisis que hoy padecemos. No podemos limitarnos a decir que deben de aumentarse los salarios y otra sería pedir justas reivindicaciones, sino decimos de dónde se sacará el dinero y si no decimos cómo solucionar toda la economía del país en este momento.
La CSUT tiene una salida a la crisis, que soluciona los problemas actuales porque es una alternativa global a una crisis global.
¿Cuál es el fundamento de la alternativa de la CSUT?
1.- Para sacar al país de la crisis es necesario usar al máximo nuestros recursos económicos, financieros, técnicos y humanos.
2. - La recuperación económica no podemos dejarla en manos de la iniciativa de los grandes monopolios que persiguen el máximo beneficio para ellos, aunque eso suponga la ruina del resto del pueblo. Por ello estamos porque sea el Estado el que intervenga democticamente en la economía, que sea él, quien invierta en las zonas más pobres del país, quién crea puestos de trabajo, salve a la pequeña y mediana empresa, el campo, etc.
3.- Por supuesto, para que el estado pueda intervenir democráticamente en la economía necesita fondos, ¿de dónde se sacarían?
Primero: a través de una reforma fiscal, que le sacase el dinero a quién lo tiene. Con esa reforma, obtendríamos un buen fondo para el Estado.
En segundo lugar, obligando a la banca (poseedora de muchos fondos) y a las Cajas de Ahorro a invertir obligatoriamente con una parte de sus fondos, que el estado fijaría, en aquellas ramas de la economía y en aquellas zonas del país más pobres y que más ayuda necesiten.
Todo ello aportará al Estado los suficientes fondos para cubrir los objetivos de nuestro plan.
¿Qué objetivos se cubrirían con los fondos obtenidos?
1.- Mantener el nivel adquisitivo del pueblo.
Hablan de mantener nuestro salario y no aumentarlo, lo que significa ya un gran sacrificio.
2.- Acabar con el paro, al crearse puestos de trabajo invirtiendo en aquellos sectores que más mano de obra requieren.
3.- Salvar a la pequeña y mediana empresa.
4.- Salvar al campo español.
5.- Meter a nuestra economía en a de recuperación.
Nuestra alternativa económica es:
a) Justa en la distribución de la crisis económica, nos sacrificamos los trabajadores manteniendo nuestro salario como está, se sacrifican los capitalistas reduciendo beneficios.
b) Es viable económicamente.
No depende nuestra alternativa del mercado exterior, sino que se basa en nuestras propias fuerzas.
c) Es democrática.
Y es así porqué sienta las bases de la justicia, los trabajadores se beneficiarán del plan, lo defenderán y los derechos democráticos se consolidarán.
Votar a nuestras candidaturas es votar esta solución beneficiosa para todo el pueblo.
PROGRAMA GENERAL DE LA C.S.U.T.
- 25.000 Pts. salario mínimo.
- A igual trabajo, igual salario sin discriminación de sexo o edad.
- Subsidio de desempleo para todos los parados
- Pensiones mínimas equivalentes al salario mínimo interprofesional.
- Participación de las centrales sindicales en el INE (Instituto Nacional de Estadística) y en la Junta Superior de Precios para controlar el aumento real del coste de la vida.
- Plan de inversiones hacia los sectores y zonas más deprimidas a fin de crear puestos de trabajo y absorber el paro.
- Reforma fiscal que permita obtener fondos para la inversión de las grandes rentas y beneficios del gran capital.
- Créditos a bajo interés y largo plazo a la pequeña
y mediana empresa para evitar los expedientes de crisis y el consiguiente aumento del paro.
- Reducción de las cuotas de la Seguridad Social al pequeño y mediano empresario a fin de que pueda pagar salarios dignos a los trabajadores.
- Ayuda técnica y crediticia al pequeño y mediano empresario.
- Precios más justos para los productos del campo y
renta asegurada de los mismos.
- Equiparación en derechos laborales, salariales, sindicales y servicios asistenciales y sociales de los trabajadores del campo, la mar y los servicios.
- Poner en manos de los jornaleros y los campesinos pobres las tierras sin cultivar o mal cultivadas.
- Amnistía laboral y derogación de todas las leyes que dieron lugar a despidos por razones sindicales.
- Derecho de reunión, huelga y manifestación.
- Derogación de la legislación vigente y nueva regulación de la contratación colectiva.
- Plenos derechos sindicales para todos los sindicatos dentro y fuera de la empresa.
- Devolución del patrimonio sindical a los trabajadores.
- Reforma y control por las centrales sindicales de la Seguridad Social.
PROGRAMA SINDICAL DE LA CSUT
La CSUT defiende una regulación democrática de los derechos y deberes de los trabajadores que se recogen en el Estatuto del Trabajador.
1.- La Amnistía Laboral para todos los despedidos por motivos políticos, laborales o derivados de la jurisdicción laboral fascista que contempla el derecho a optar por el puesto de trabajo e indemnizaciones por los daños y perjuicios sufridos a causa de los despidos y el reconocimiento de los derechos que hubiesen podido gozar si no hubiesen sido despedidos y de los cuales hayan sido privados: accidente, enfermedad y jubilación.
2.- La anulación de todas las leyes restrictivas de la legislación laboral fascista y, de forma prioritaria y urgente, de la ley del 4 de marzo de 1977 sobre el despido libre.
3.- El reconocimiento de la actuación de los Sindicatos Democráticos a todos los niveles, incluido el de la empresa.
4.- El reconocimiento del libre ejercicio de los derechos sindicales por los trabajadores en todos los ámbitos: reunión, asociación, expresión, huelga y manifestación.
5.- La participación de los sindicatos en todos organismos de la Administración que sean de interés sindical, incluidos el Instituto Nacional de Estadística y la Junta Superior de Precios.
6.- Plena capacidad de negociación y convocatoria de la actuación sindical en el seno de la empresa para los Comités de Empresa elegidos por los trabajadores. Como ya explicamos, en el programa sindical del gobierno se plantean restricciones a la libertad sindical de los trabajadores. Llegando hasta la imposibilidad total de utilización de algunos derechos sindicales. Por ello destacamos, importante resaltar en nuestro programa sindical la defensa de éstos puntos concretos sobre la libertad sindical que el gobierno desea anular, por considerarlos necesarios para la defensa de los trabajadores y por ser su anulación un ataque a los derechos democráticos.
Estos son:
7.- Reconocimiento de la capacidad de los Comités de Empresa para ratificar o rechazar cualquier acuerdo o disposición que se haya tomado en la empresa o fuera de ella a cualquier nivel y que afecte a los trabajadores, en la cual el Comité de Empresa no haya participado, facultándosele para que en caso de ser rechazado éste acuerdo o disposición, no tensa efecto sobre los trabajadores de dicha empresa.
8.- Reconocimiento del derecho de los sindicatos de actuación sindical en la empresa, incluida la convocatoria de asamblea y huelga.
9.- Reconocimiento del derecho de asociación de los trabajadores y a formar secciones sindicales en la empresa sin límite de afiliación para poder ejercer los derechos sindicales en ella.
La CSUT es el instrumento para hacer realidad este programa.
Compañero, vota a la CSUT.