La Alcarria Obrera fue la cabecera más antigua de la prensa sindical en la provincia de Guadalajara en el siglo XX. Heredera del decimonónico Boletín de la Asociación Cooperativa de Obreros, comenzó a publicarse en 1906 y lo hizo ininterrumpidamente hasta que, en el año 1911, dejó paso a Juventud Obrera.

El odio de la burguesía y el terror al que fueron sometidas las clases populares provocaron su total destrucción: hoy no queda ni un sólo ejemplar de ese periódico obrero.

En 2007 recuperamos La Alcarria Obrera para difundir textos fundamentales y originales de la historia del proletariado militante, con especial dedicación al de Guadalajara, para que sirvan de recuerdo histórico y reflexión teórica sobre las bases ideológicas y las primeras luchas de los trabajadores en pos de su emancipación social.

25 de julio de 2012

Federación católico-obrera, de José Rogerio Sánchez

Caricatura de José Rogerio Sánchez publicada en Flores y Abejas

El día 26 mayo de 1906 se celebraba en la ciudad de Palencia la primera sesión de la Asamblea Regional del Norte de las Corporaciones católico-obreras, es decir el comicio del catolicismo social asociado más poderoso del país: el que se asentaba en la Castilla agraria y en la industrializada Cornisa Cantábrica, donde contaba con una amplia base de campesinos leales en la Meseta y con el poso católico de los vascos. A esa Asamblea asistió como delegado de la entonces provincia de Santander el profesor José Rogerio Sánchez, que en ese año vivía en tierras cántabras, que dictó una de las principales conferencias. Muy pocos meses después, José Rogerio Sánchez se trasladó a vivir a Guadalajara y aquí intentó, sin mucho éxito, atraerse a los alcarreños a los postulados de la llamada Doctrina Social de la Iglesia. No consiguió ser elegido concejal y sólo pudo abrir un Círculo Católico Obrero que tenía demasiado de católico pero que estaba huérfano de obreros. Reproducimos ahora la ponencia que presentó en la citada Asamblea de Palencia; basta leerla para entender porque el catolicismo social no se ganó el corazón de los trabajadores castellanos, en particular, ni de los españoles, en general.

MEMORIA leída por Don José Rogerio Sánchez de Santander “Sobre la organización de las Asociaciones católico-obreras”
Pobre entre los más modestos que se reúnen en esta Asamblea Regional de las Corporaciones católico-obreras del Norte de España, he, no obstante, de aportar á esta labor de cristiana regeneración social unas ideas que en lo que ellas tengan de acertadas y provechosas no me pertenecen, pues aquí sólo soy portador de las aspiraciones é ideales de mi querida Asociación católica de escuelas y Círculos de obreros de Santander, dignísima y honrosamente representada en este Congreso por el celosísimo é infatigable Director espiritual y el benemérito socio fundador D. Manuel Canales.
Mucho hemos pensado allí sobre el que ahora es asunto ó tema segundo de este cuestionario. Algo se ha hecho también en Santander en busca de la Federación, siquiera regional -que nosotros no podíamos aspirar á otra cosa- y en la colección del Boletín del obrero se muestra patentemente cuán convencidos nos hallamos en Santander de la necesidad, importancia y urgencia de federar las Corporaciones católico-obreras, si algo definitivo y pronto queremos emprender.
“La unión es fuerza” han invocado no pocas veces cuantos intentaron la propaganda de una doctrina y el establecimiento de un estado social que de ella derivase. Los católicos, que poseemos la evidencia de la verdad y bondad de la nuestra, hemos, sin embargo, tan á menudo olvidado aquellas palabras -cuyo profundo sentido práctico es incuestionable- acaso por juzgar que la misma virtud de nuestra causa habíala de hacer triunfadora, que hemos llegado á parar en un desconocimiento de nuestras fuerzas, de nuestro poder, de nuestros recursos, y á movernos, cada cual en su esfera, con una independencia rayana en la insubordinación; con un abandono de los que afanosamente trabajan, cercano ya al egoísmo.
De ahí las escasas iniciativas que las Corporaciones obreras católicas en España han tenido hasta poco tiempo hace -en que el Consejo Nacional ha tenido á bien motu proprio, llevar nuestra representación- en la vida social y española, cuando había, no obstante, fundados motivos para esperar que agrupaciones de antiguo muy importantes como las del Norte, Cataluña y Valencia, aspirarán á hacer valer sus derechos, é influir con su prestigio en las múltiples relaciones del Estado con la clase obrera. Y es muy evidente que, constituidas, como hasta aquí lo han estado las diversas Asociaciones católico obreras -aparte la no completa unidad que el Consejo Nacional y los esfuerzos siempre fecundos del insigne P. Vicent, ha logrado darles- era punto menos que imposible levantar una voz que algo significase para elevar un ruego ó reclamar un derecho. Y, sin embargo, si nuestra misión es de defensa y organización social, claro está que, por su misma naturaleza, no puede ser una labor aislada la que traemos entre manos, y que urge la Federación para conseguir mayor cohesión y fraternidad en nuestras relaciones y más eficacia en los fines que nos proponemos.
Ahora bien: esa Federación, ¿cómo debe de realizarse? Aquí aparecen dos criterios igualmente respetables los dos, y entre los cuales podrá escogerse lo más apropiado. Parece ser que estando nuestras Asociaciones obreras no pocas veces formadas por socios de muy distintas profesiones, y residiendo ya en grandes ciudades, donde es más fácil la homogeneidad de oficios y profesiones, ya las otras en ciudades ó pueblos donde la vida agrícola y fabril se desenvuelven, ora por fin no pocas Asociaciones de labradores establecidas casi exclusivamente en los pequeños centros agrícolas, sería más conveniente que pensar en Federaciones regionales por razones históricas ó geográficas, intentar una alianza basada sobre intereses comunales. Esto traería la ventaja y fuerza de una amplia y fortísima agremiación nacional que estudiaría por si misma las cuestiones que pudieran interesarle, y cada una de esas partes constituyentes de la gran agremiación o Federación propondría á un Consejo general-agrícola, fabril ó industrial, sin olvidar nunca las necesarias relaciones patronales, lo que éste, en definitiva, había de realizar, y la fuerza expositiva de ese Consejo tendría en su apoyo la que significaba esa gran federación gremial –por llamarla de algún modo- á la cual prestaba su apoyo toda Asociación obrera donde existían individuos ó grupos de esa liga. La comunidad de intereses y problemas que preocupan á los diversos oficios y profesiones uniría indefiniblemente á éstos entre sí, y las ventajas se experimentarían muy pronto.
Otra forma de alianza, y acaso la más viable, sería la exclusivamente regional, adoptando como elementos de ella los que en una misma región geográfica fuesen entre sí más análogos, ora por comunidad de costumbres, carácter y trabajos, ya agrícolas, ya industriales. Difícil es en este punto establecer cosa definitiva en las agrupaciones, que han de tener algo de convencional. Una muy ordenada sería, á no dudarlo, la de las provincias eclesiásticas; mas no se ocultan las dificultades de una Federación que así establecida no está basada sobre las condiciones arriba examinadas.
De un modo ó de otro estatuida la Federación, debe estar cimentada primeramente en la liga provincial -como es ya un hecho en Santander- regida por un Consejo diocesano; de los diversos Consejos de la región se constituirá el regional, formado por dos representantes de cada uno de los diocesanos y establecido en la capital que se designe en la región. Los Consejos diocesanos ó provinciales se formarían con la Junta del Centro católico de la capital y los presidentes de las Asociaciones obreras de la provincia. Los Consejos ó Juntas regionales se constituirán presididos por uno cualquiera de los delegados provinciales, á elección, y de estos delegados uno debe ser obrero, La conveniencia de que el obrero tome parte directa en todo lo que significa su vida moral y social, es por demás patente; nuestra aspiración ha de ser la de educarle, para que pueda llegar un día en que, por sí mismos, se muevan libres de las asechanzas de utópicas teorías y subversivas doctrinas.
Y esto es además urgente, porque encomendada en la mayor parte de las Asociaciones católicas la dirección de las mismas á la clase media, por ser ésta la depositaria de mayor cultura intelectual y dotada de más medios sociales de defensa, es innegable que no está lejano el día en que las necesidades apremiantes ya en esa misma clase en la que hoy se viene notando claramente el mal estado social, haga que se preocupen de misma con mayor empeño, y para entonces es imprescindible que nuestros obreros se hallen convenientemente organizados y dirigidos y en vías de la cristiana regeneración que anhelamos.
No es este lugar adecuado para señalar las relaciones que en lo religioso han de tener entre sí estas Asociaciones federadas, pero creemos que, por lo que se refiere á los Consejos provinciales, deben de estar en lo religioso, bajo la única é inmediata autoridad del prelado respectivo, y como delegado suyo el director espiritual del Centro católico de la capital. La muestra patente del espíritu federativo debe revelarse en una completa unión para cuanto se refiera á sus fines sociales y económicos, iniciados por' cualquiera de los elementos de la Federación debidamente representado en los Consejos provinciales y regionales, pero teniendo muy en cuenta que es imprescindible la más amplia autonomía local, tanto en el orden religioso como en el económico. Para dar unidad á estas Federaciones regionales, es evidente que allí, donde en último término han de resolverse cuantas cuestiones de orden social puedan interesamos, existe un Consejo ó, mejor acaso, Junta Central ejecutiva que llevará la representación oficial de las regiones ante los Poderes públicos, y servirá de lazo de unión, y en casos determinados de conciliadora y árbitra entre todas.
Esto puede decirse que existe ya en el Consejo Nacional de las Corporaciones obreras; mas téngase en cuenta que en él, para que pueda ser justa y legalmente un mandatario y representante de las regiones, falta, en rigor de verdad, un vocal designado oficial y solemnemente por cada una de ellas, el cual mandatario habría de residir precisamente en Madrid. De esta manera la constitución del Consejo Nacional respondería á su carácter consultivo y ejecutivo que debe ostentar y sus individuos unirían á los grandes méritos contraídos en su benemérita existencia una misión más en armonía con las relaciones que el Consejo puede establecer con Asociaciones nacidas antes que él ó que no procedan de su iniciación.
La designación de estos vocales del Consejo Nacional, delegados de las regiones, deberá hacerse en cuanto sea posible; una vez realizada la Federación regional. Para llevar ésta á cabo con la prontitud conveniente, los Rvmos. Prelados se servirán decretarla en sus respectivas diócesis como obligatoria á todas las Asociaciones católico-obreras, de cualquier clase .Y condición que sean, existentes en su jurisdicción.
Para que ni un momento pueda quedar esta empresa de la Federación desamparada, y entretanto se llega á la definitiva constitución del Consejo Nacional, tendrá éste las mismas atribuciones expresadas anteriormente en sus relaciones con las Asociaciones regionales.
Este avance, de lo que entendemos nosotros que puede ser un plan de Federación, es aplicable lo mismo al proyecto por agremiación que al de liga por regiones, mas nos inclinamos á juzgar esta última forma de la federación más fácil de realizarse y más accesible también á las relaciones que la Federación exige.
En conformidad con esta opinión podrían en la región N y O de España determinarse tres regiones, Así, primera región; Valladolid, Burgos, Soria, Palencia, León, Zamora y Salamanca. Segunda: las Vascongadas, Santander y Asturias. Tercera: las cuatro provincias gallegas.
Estas son las ideas que sobre el tema segundo ocurre presentar en esta Asamblea, á fin de que si merecen ser examinadas, pueda hablarse sobre ellas, y para su más clara exposición se resumen de este modo:
BASES PARA LA FEDERACIÓN
1. La Federación es urgente para todas las Asociaciones católico-obreras, y debe fomentarse para todo cuanto sea referente á fines sociales y económicos.
2. Toda Asociación conservará su más amplia autonomía, tanto en el orden religioso -siempre bajo la autoridad del propio prelado y del director espiritual por éste designado- como en el aspecto económico.
3. Las Asociaciones existentes en una provincia formarán el Consejo diocesano, que residirá en la capital de la Diócesis, Este Consejo estará compuesto por la Junta directiva del Círculo central -o con elementos de más Juntas si hubiese más de un Centro- y los presidentes de las Asociaciones católico-obreras de la provincia.
4. Los Consejos regionales se constituirán con dos delegados de cada Consejo provincial. La presidencia será electiva, las reuniones trimestrales, y á ser posible en las distintas capitales federadas. Los Consejos, tanto provinciales como regionales, se renovarán todos los años después de renovadas las Juntas directivas de los Centros federados.
5. Pasado un plazo prudencial, que esta Asamblea puede señalar, los Consejos regionales elegirán, por sufragio, una Junta central, compuesta de un número de vocales igual al de regiones formadas en España y que tenga su residencia en Madrid. Esta Junta deberá unirse al Consejo Nacional y formar de él parte.
6. Se establecen en el N y O de España tres regiones: vasco-cántabro-asturiana, castellana y gallega.
7. Para llevar á cabo con toda prontitud esta Federación, los Rvmos. Prelados se dignarán decretarla en sus diócesis.